Recuento 2009: siete álbumes para olvidar el formato mp3

The Gathering – “The West Pole”
La partida de Anneke Van Giersbergen suponía dos opciones extremas. La debacle de una popularidad ganada en base al carisma de la talentosa intérprete o la reinvención de la que han dado sobradas pruebas durante una carrera de constantes experimentos de laboratorio. El ingreso de Silje Wergeland actuó como una inyección de aire fresco. En su primer disco como cantante y también letrista, unifica los elementos que han descrito el estilo de la banda: delicadas atmósferas, voces celestiales, letras existenciales y guitarras rockeras.

God Dethroned – “Passiondale”
Miembros conspicuos de toda una generación de death metal nacida en los Países Bajos, God Dethroned publica un álbum de carácter conceptual inspirado en los hechos acontecidos durante la Primera Guerra Mundial en la aldea belga de Passchendaele. La crudeza del estilo y las líricas directas encajan a la perfección en el relato de los horrores de la batalla librada en 1917, donde más de 800 mil soldados resultaron muertos o mutilados. Una lástima que la banda no incluyese a Chile en su reciente gira sudamericana.

Amorphis – “Skyforger”
Los finlandeses confirman que no son una banda más del extenso catálogo procedente de tierras escandinavas. Otra vez extrayendo historias del Kalevala, el poema épico de su país, construyen un álbum que transita con desenvoltura entre la melodía y la brutalidad. Tomi Joutsen se consagra como un frontman dúctil, capaz de moverse sin problemas entre el grito más destemplado y la delicadeza de una voz limpia como existen pocas en el metal.

Alice In Chains – “Black Gives Way To Blue”
No nos gustan los imitadores. Aún más cuando el parámetro de comparación es un ícono del grunge como Layne Staley. Pero la incorporación de William DuVall, quien a ojos cerrados parece la reencarnación del malogrado cantante, preserva la identidad de una banda esencial de los noventa, que en 2009 suena tan fresca como en sus inicios.

Candlemass – “Death Magic Doom”
El influjo de Sabbath continúa palpable en el último álbum de los suecos. Las guitarras densas, los tempos retardados de la batería y la voz característica de Robert Lowe configuran una pieza de sonido impecable que tributa a los orígenes del estilo. Ese que tuvo su punto de partida en Ozzy Osbourne y el halo lúgubre que envuelve los primeros álbumes de los nativos de Birmingham.

Paradise Lost – “Faith Divide Us, Death Unite Us”
El álbum 2009 de los ingleses constituye el acercamiento más directo a sus comienzos. Aquí no hay voces guturales, pero sí una intención más agresiva y melancólica que la presente en sus dos placas anteriores, combinando elementos de sus distintas fases. Un “Icon” de 2009.

My Dying Bride – “For Lies I Sire”
¿Quiénes más podrían dotar a la aflicción de semejante belleza? La única banda del triunvirato británico que aún no desciende a Sudamérica confirma su fidelidad al doom tradicional. Sus composiciones conservan la estructura dramática que los describe, con armonías en guitarra, el regreso del violín y extensos pasajes acústicos que recuerdan a “Turn Lose The Swans” y “The Angel and The Dark River”.

Por María Loreto Correa y Sergio Evans

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *