Ozzy lo tiene

Los recuerdos son demasiados mientras esperamos que el grande nos deleite por segunda vez con sus temas históricos. Miles de historias y recuerdos se me vienen a la mente. Desde el primer vinilo que compré en Santiago, “Diary of a Madman”, en la extinta tienda Fusión de la galería Drugstore. Un dilema porque solo tenía dinero para uno.

Ozzy lo tiene todo, por eso está en el inconsciente colectivo de todo rockero. Energía desbordante desde inicio a fin, una base tan potente que es inevitable quedar con tu cabeza en la manos de tanto agitarla. Para qué hablar de la guitarra. Si alguien entiende algo de música sabe que Ozzy ha tenido en sus filas solo a maestros. ¡Qué potencia! Es indescriptible, si en el lugar que te ubicaras recibías el golpe de potencia, una pared de dos metros de amplificadores a cada lado.

Sin duda esta vez fue más que el Monster del 1995 en el Caupolicán, aunque no puedo desmentir que la emoción de verlo por primera vez ese año fue algo desbordante. Pero ahora había mucha más producción, se hizo acompañar de material audiovisual, una iluminación de lujo y como dejar de mencionar al guitarman Zakk Wylde, a quien vimos madurar junto a Ozzy desde sus 17 ó 18 años. Un tipo que aporta la presencia y solidez en acordes y melodías extraídas de su ropero de guitarras. Recreando los mejores pasajes de la trayectoria del Monster Osbourne: desde el condenado Tony Iommi hasta el maestro de maestros Randy Rhoads (R.I.P.) a quien obviamente rinde tributo con su desfile de guitarras, algunas de ellas muy al estilo Randy.

Podría haber tocado éste u otro tema, pero yo soy agradecido con lo que vi y escuché. Es que nunca daría el gusto a toda su tropa, son muchos años y muchos temas. El setlist seleccionado estuvo a la altura, “Bark at the Moon”, “Crazy Train”, “Suicide Solution”, “Paranoid” y el majestuoso “Mr. Crowley” me dejaron más que satisfecho, con mi alma tranquila pensando que tal vez fue la última vez que en estas tierras vimos al abuelo del metal. Ojalá que no. ¡Ah!, se me olvidaba agregar un comentario aparte son los molestosos paseitos de siempre de los “metaleros” que entre vuelta y vuelta no ven nada del show, ¡hasta cuando por favor si la cosa no es mall! Bueno y finalmente recordar que si buscas algo, Ozzy lo tiene…

Suerte y hasta pronto.

Abril, 2008

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *