Cruces al derecho

Ningún pasaje bíblico menciona la música escuchada por Cristo. No eran tiempos de álbumes, sellos discográficos y reproductores portátiles, pero si hoy viviera quizá asistiría a un concierto del rock más agresivo que pueda imaginar. Porque la música de común rotulada de satánica también tiene su lado amable. Nació a la par del auge del heavy impuesto por Iron Maiden, tiene sus propios íconos y pelea en calidad a los grandes grupos no cristianos.

Es el “white metal”. O metal blanco. Inspirados en el Mesías, los brasileños Seven Angels, en alusión a las siete plagas del Apocalipsis, editaron su primer disco, “The Second Floor”, y culminaron en Graneros un extenuante gira que los tuvo a bordo de un bus por Perú, Bolivia, Paraguay y Chile. Conversamos con Karim Serri, guitarrista, compositor de la mayoría de los temas contenidos en su debut musical y quien mejor domina el español. Aquí, las cruces no van invertidas.

– ¿Cuándo nace la banda?
– La banda empezó a fines del año 2000. Yo trabajaba en música, pero en otros grupos, Débora -su esposa y vocalista de la banda- también cantaba con otros grupos, y sentimos que había llegado el tiempo de hacer un trabajo juntos. Hicimos dos o tres temas para ver cómo era el sonido. Nos gustaron, comenzamos a buscar a los otros músicos. Primero el baterista Eliezer, después el baterista Ricardo y por último Rafael en teclados.

– ¿Por qué la necesidad de expresar su credo religioso en la música?
– Porque en general el ambiente del heavy metal y del rock es un ambiente pesado, con mucha droga, mucho alcohol y mucha violencia y creemos que necesitamos hablar de cosas más positivas. Nuestras letras no hablan directamente de Dios o de Jesús, sino de cosas positivas para nuestras vidas.

– ¿Sienten discriminación por parte del público por el hecho de declararse cristianos?
– Nosotros no tenemos problemas. Existe un prejuicio, pero no de todas las personas. La música cristiana está comenzando a entrar en el heavy metal y el rock & roll. Las personas están aceptando más, porque son bandas de calidad. La música no cambia en una banda cristiana o no cristiana. Sólo los temas son diferentes. Entonces ahora es un poco más fácil para las bandas cristianas, tocar o conseguir grabar con disqueras.

– Hay quienes no compran discos ni van a conciertos de bandas que hablan de Dios en sus letras.
– Muchas de esas personas no conocen la música. Solamente por ser cristianos no van a los conciertos y no compran los discos. Sería bueno que todos pudiesen escuchar antes de juzgar o de no querer ir a un concierto. Es importante que todos escuchen la música, que sea algo democrático. He visto muchas bandas cristianas que son mejores que las bandas no cristianas. Creo que es importante que las personas escuchen la música antes. Cada uno tiene libertad para escoger lo que quiere o no quiere hacer.

– ¿Qué influencias musicales reconocen?
– Cada uno tiene una influencia diferente, pero creo que como banda las influencias son más del thrash de los años ochenta como Metallica, Anthrax y bandas de heavy metal como Helloween, Iron Maiden, Manowar. Bandas más nuevas de power metal como Sonata Arctica, Stratovarius. Buscamos una mezcla de todo esto y es un poco diferente, porque es una mujer la que canta. Tenemos sólo un disco. Somos una banda nueva, pero creo que estamos creando una identidad y con el tiempo podremos hacer un sonido particular.

– El nombre del álbum, Second Floor o Segundo Piso en castellano, ¿tiene algún simbolismo?
– Sí. Las letras hablan de una persona que intenta mirar la vida desde arriba. Examinar lo que pasa en tu alrededor y escoger si quieres o no vivir la vida de esta manera. Second Floor es un simbolismo para decir que la gente puede escoger lo que quiere hacer.

– Ustedes han compartido escenario con personas que no expresan su credo en su música, como Helloween y Nightwish, ¿cómo ha sido esa experiencia?
– Creo que nosotros como cristianos debemos tocar en todos los lugares, porque todos precisamos mensajes positivos. Unos no quieren escuchar, pero todos necesitan. Es importante para nosotros expresar lo que creemos. Para tocar con esas bandas creo que fue un proceso. Nuestra disquera nos ayudó en un principio. Los shows con Nightwish y con Shaman fueron contactos de la disquera. Con Helloween nosotros hicimos el contacto. Con el tiempo ganamos un espacio y el respeto de las personas, entonces creo que de aquí para adelante la tendencia es que esto continúe. Nosotros respetamos todo lo que las personas creen. Si creen que deben hablar del Diablo, tienen derecho y son libres para eso. Tenemos que respetarlo. No concordamos, pero lo respetamos. Por infortunio, al inverso no es así. Ellos no respetan mucho lo que creemos.

– ¿Cómo evalúan su esta primera gira internacional?
– Fue una experiencia diferente, porque somos una banda pequeña, entonces fue muy difícil. Las personas no conocen todavía la música, tocamos en locales pequeños, nos ha dejado muy cansados. Hemos hecho todo el tour en bus, son distancias grandes. Como somos una banda pequeña, las personas no tienen plata para pagar avión y todo eso. Todos los conciertos fueron muy buenos, las personas aceptaron muy bien la música, vendimos muchos discos y muchas poleras. En ese aspecto fue muy positivo, pero tenemos que pensar mucho para hacer otra gira como esta. Estamos muy cansados. Ahora volvemos a Brasil en bus y son 48 horas. Es una experiencia que tuvimos que pasar para saber cómo funcionan las cosas.

– ¿Cómo describirían la escena sudamericana?
– Para nosotros en Brasil es difícil. Ahora que salimos vimos que la escena sudamericana es muy grande. Las bandas son muchas y muy buenas, pero desconocidas principalmente por la diferencia de lengua. En Brasil nadie acepta bandas que no canten en inglés. Todas las bandas sudamericanas que conocimos cantan en español. Para nosotros es diferente, no estamos acostumbrados. Y estas bandas no son conocidas en Brasil por el idioma. Cuando estamos en Brasil, la escena sudamericana prácticamente no existe. Ahora que estamos aquí sabemos que existen muchas bandas. Para que nuestra música pueda estar en Estados Unidos, Europa, Japón, Australia, es necesario cantar en inglés. Las bandas como Mago De Oz y Rata Blanca son muy conocidas en Latinoamérica, pero en Brasil no. Para los americanos y europeos es difícil de aceptar el heavy metal cantado en otro idioma que no sea el inglés. Tanto que las bandas de Alemania, Finlandia, Suecia, Japón, Australia, todas cantan en inglés. Creo que el heavy metal fue hecho para ser cantado en inglés. Me gusta mucho escuchar en español, pero es difícil conquistar mercados como Estados Unidos o Europa cantando en español o portugués.

– Débora, ¿alguna mujer influye en tu estilo vocal?
– No, influencia de mujer no. De hombre. De Helloween, Stratovarius. Pero me gustan muchas mujeres que están haciendo metal. Nightwish es muy bueno, pero el estilo que me gusta para mujer es el de Elisa, de Darkmoor. Me gusta la voz agresiva.

– Por favor, un saludo para nuestros lectores.
– Esperamos mucho regresar a Chile y que nuestra música pueda agradar a todas las personas que acceden al website. Esperamos volver en otra oportunidad con una organización un poco mejor y más grande y hacer conciertos un poco más estructurados.

Publicado en marzo de 2004

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *