Carcass y Devin Townsend brillan en jornada de cierre del Metal Fest

Devin Townsend Project
Devin Townsend Project

Nimrod inició la segunda jornada bajo un sol abrasador y se abrió paso con un poderío de power thrash que no dejó impávido al público reunido a esa hora de la tarde. Esta histórica banda estableció que no pretende vivir de la nostalgia y hoy por hoy está enfocada en una nueva etapa. Al interior se presentaba una agrupación histórica. Brutal Truth, con mas de veinte años de trayectoria y totalmente vigentes presentando un viaje por su discografía, partieron con un sonido tremendo y una aplastante performance por parte de sus músicos. Velocidad y brutalidad no dejaban espacio a la técnica ni al exceso de arreglos. “Birth of Ignorance”, de su primer demo, probaba que no se trató de recuerdos decadentes. Muy por el contrario, de una lección para el grind y el death metal actual. Richard Hoak, el batería, fue un capítulo aparte captando la atención con sus muecas y posturas ante los tarros y Kevin Sharp, el carismático vocalista, conmovió desde el minuto en que salió al escenario sin zapatos y vestido más como campesino que como ídolo del rock.

Brutal Truth
Brutal Truth

Alto Voltaje fueron los segundos en abordar el escenario nacional. Aún con un fuerte sol golpeando sobre sus rostros, desarrollaron un show dinámico y de mucha energía, basado en material de sus dos discos. El público reconoció sus temas y los coreó siguiendo el fraseo punk del vocalista. Y la audiencia se dividía para apreciar a Nile al interior del recinto. Éstos cautivaron a una audiencia más nueva mediante un setlist que inició con “The Blessed Dead” de su tercer álbum, lo que bastó para desatar la euforia de los fans que en esos instantes se concentraban cada vez más. No puedo no coincidir con la increíble ejecución de estos tipos, pero la verdad es que luego de un rato sentí que era más de lo mismo.

Nos trasladamos rápidamente afuera para ver a Enigma, quienes tocaban aún bajo altas temperaturas. La banda presentó un show enérgico y con un sonido muy claro, donde destacó la potencia y actitud heavy metal de su vocalista. Es increíble, pero el público esperaba a su banda y en este ir y venir había gente que no asistía a los shows de algunas bandas foráneas. Fue el turno de Brujería, que ingresó como comodín presentando un show ya conocido en Chile y con mucha onda y llegada con su fanaticada. Presentaron un setlist basado en sus tres discos y los clásicos “El Desmadre”, “Colas de Rata”y “Matando Güeros”, dejando satisfecha a gran parte del público. Fuera, Nuclear atacaba con la mejor dosis de thrash y reunía una gran cantidad de asistentes. Bastó un reducido setlist para demostrar su nivel de potencia y ejecución, mediante cortes como “Breathing Despair” y “Apátrida”, de su material más reciente.

Nuclear
Nuclear

Symphony X dio paso al metal progresivo impactando bastante bien en los asistentes con una ejecución portentosa, sonido pulcro y setlist cargado hacia su último disco, “Iconoclast”. Y de regreso al exterior para asistir al concierto de los veteranos Orategod, quienes se ganaron un lugar producto de la constancia y esfuerzo. La banda presentó un brutal death/metal con un sonido que pudo ser mejor, pero que no opacó la muestra de su repertorio clásico y lo más actual del disco “With Love from Sinister”. Luego sale a escena Kythrone, la banda black metal del segundo día de festival, quienes comenzaron su entrega con carácter y desenfado. Me lo esperaba, sé del trabajo de la banda y la seriedad con la que trabajan. El sonido canalizó la vena del estilo y advertí cómo esta producida performance captaba la atención de la gente que a esa hora circulaba en ese sector.

Y me preparaba para mi show favorito del festival, My Dying Bride, banda que esperó más de veinte años para visitarnos. Su breve setlist se centró en los clásicos y en una pequeña muestra del último larga duración, “A Map of All Our Failures”, con un sonido impecable y una excepcional puesta en escena. No dejó de llamar la atención la cantidad de público que se congregó para verlos, pues pensé que éste sería el recital menos visto. Sorpresa. Como era mi concierto prioritario me quedé hasta el final, cuando ya sonaba Atomic Aggressor, banda que ganó un lugar por constituir un pilar del death metal nacional, ahora reformado principalmente para revivir la nostalgia de antaño. En esta formación resalta la increíble ejecución de su primera guitarra, Julio Bórquez.

Y el mayor éxodo de gente lo produjo Carcass, que debutaban con un nuevo line up, hecho que me llamó la atención y de cierta forma me desilusionó. El sonido característico generó la respuesta inmediata de los fans que esperaban con ansias esta aplanadora y el repaso de toda su discografía. Destacó la inclusión de “Genital Grinder / Pyosisified (Rotten to the Gore)” de su primer disco “Reek of Putrefaction”, lo que ya dejó pagados a sus seguidores. Tal vez debieron cerrar ese día.

Mientras, Torturer se alistaba para bajar el telón en el escenario nacional, convocando mucho público tras terminar Carcass. La banda ofrece un poderoso arsenal de death/thrash, por lo que si esperabas ver y escuchar nostalgia de comienzos de los noventa, te equivocas. Torturer no vive de nostalgia. Por el contrario, se muestra en una línea diferente, madura y fresca, lo que se agradece.

Se aproximaba el minuto de cierre y turno de Devin Townsend Project, otra de las sorpresas del evento y uno de los platos más esperados por la audiencia. El canadiense interpretó cerca de quince temas de su corta trayectoria bajo esa denominación, además de su contundente discografía como solista y proyecto, sumado a “Love?”, de Strapping Young Lad. Un sonido nítido y potente que dejó más que satisfechos a los amantes del progresivo, en una segunda versión donde la variedad fue más notoria, en camino hacia la consolidación del concepto de festival.

Fotografías por María Loreto Correa
Texto por Sergio Evans

Twisted Sister y Morbid Angel entre lo más selecto en primer día de TMF

Twisted Sister
Twisted Sister

Saken abrió el telón a esta versión del Metal Fest, respaldado por un público que los apoyó durante su potente presentación, mientras en el escenario internacional reinaba la rapidez y fuerza de Lock Up, proyecto que reúne a grandes músicos de la escena mundial. Entre ellos, el chileno Anton Reisenegger. Estos aplanaron el camino con una mezcla de grindcore y death metal de lujo y repasaron temas de sus tres discos de larga duración, lo que dejó los ánimos más que encendidos. Afuera, Recrucide intentaba convocar audiencia para una actuación que incluyó material de sus dos discos, aunque con un sonido bastante más turbio que la banda anterior, lo que no obstante no opacó en nada la entrega. Adentro comenzaba la presentación de Arcturus demostrando una ejecución y sonido de calidad. Con temas de su disco “Sideshow Symphonies” cautivaron a una porción importante de fanáticos que los esperaron durante años.

En el exterior, Battlerage exhibió un sonido impecable y una ejecución con mucha entrega dejando muy contentos a los asistentes a esa hora. Corrosion of Conformity saldaba otra deuda con Chile en un show de nostalgia que revivió para muchos momentos de la adolescencia, aunque ya no era lo mismo. La banda está en un pie mucho más sludge y lo hace muy bien, pero inevitablemente esto es lo malo al pagar deudas del pasado. Al igual que sus antecesores en el escenario nacional, Inquisición demostraba que el heavy metal dejaba la vara alta para el resto, una ejecución de lujo y sobre todo una voz espectacular. Y era el esperado turno de Sodom que comenzó sus tres primeros temas con una potencia y nitidez que lamentablemente se perdió durante el resto de la presentación, lo que no dejo de enganchar a una buena cantidad de público con un setlist que trató de incluir algo de cada uno de sus 14 discos larga duración.

Battlerage
Battlerage

Los nacionales Animus Mortis salían al escenario con una buena cantidad de asistentes que a esas alturas se alternaban entre los dos espacios. La banda demostró su capacidad técnica en la ejecución de un black metal personalizado, interpretando material de su primer LP y de su EP “Mysteriis Vox Divina”. Luego de la pausa todo se preparaba para los maestros del death metal, Morbid Angel. Una vez más en Chile y se agradece, porque fue una de las bandas que más público reunía hasta esa hora. La devastación comenzó de inmediato con temas del “Altars of Madness”: “Inmortal Rites” y “Maze of Torment” desataron la euforia entre los fanáticos. Una puesta en escena como solo Morbid Angel sabe hacer.

Morbid Angel
Morbid Angel

Afuera, Sadism hacía la hora para presentarse ante una cantidad de gente razonable, lo que retrasó el evento por casi media hora y lo hizo coincidir con la salida de Twisted Sister, quienes sin lugar a dudas se robaron el primer día. Un show preciso con los temas más que probados y una audiencia casi completa que incluyó la compañía al costado del escenario de músicos de otras bandas que disfrutaron tanto como el que estaba en cancha y platea. ”The Price”, “We’re Not Gonna Take It” y “I Wanna Rock” se corearon por todos. La banda chilena encargada en cerrar este primer día fue Undercroft, que atrajo bastantes seguidores que apoyaron una presentación brutal y enérgica cargada de arengas “chilensis” por parte del frontman Álvaro Lillo. Al interior se preparaba Down para coronar el día, con una postura bien stoner y tres discos a su haber subieron al escenario muy energizados. Tanto que la voz de Anselmo se saturó en los primeros temas. Sin duda una larga y grata jornada de metal, con más variaciones y matices que en su versión pasada y esperando que este domingo todo fluya al son de riffs filosos y dobles bombos.

Fotografías por María Loreto Correa
Texto por Sergio Evans

Recuerdos de metal III: My Dying Bride

Ya son más de veinte años que los ingleses abrieron el abanico del doom. A esa altura encontrar compañeros en estos gustos era escaso. Mas difícil todavía encontrar exponentes, el death y el black metal eran los favoritos. Aun así, esos pocos compartíamos material que servía de influencia. Desde ese momento supe cual seria mi línea. No pretendo realizar una revisión de la discografía de My Dying Bride. Muy por el contrario. Esto se trata de dejar de manifiesto la importancia de contar por fin con ellos en Chile.

Recuerdo con extrema exactitud el momento cuando llego a mis manos un sonido oscuro y depresivo, como una variación del death metal que aparecía por esos tiempos. Se trataba de sus primeros trabajos que auguraban algo muy importante que se materializa en su primer larga duración, “As the Flower Whiters”, y ahí comenzó todo. Si bien no fueron los únicos ni tampoco los primeros, sus pasos fueron inspiración para quienes ajustábamos nuestros gustos. Black Sabbath nos había pavimentado el camino hacia los senderos pausados y misteriosos. Los ingleses agregaban armonías tristes y deprimentes en guitarras. No existían los solos espectaculares y nada era muy barroco. El atrevimiento a seguir una marcha lenta en batería, un bombo sincopado y una caja cada dos segundos no era muy común y ponía nerviosos a muchos. Incluso recuerdo que en los primeros eventos donde tocó una banda doom (Sindicato Refractarios Rancagua, 1992), el público les pedía que tocaran mas rápido.

Sin duda, My Dying Bride junto Paradise Lost y Anathema fueron un pilar para lo que hoy conocemos como doom/death metal. MDB, según mi percepción, tiene el mérito de mantener el sonido mas fiel a sus inicios. No a todos mis conocidos les gustó, menos su segundo LP “Turn Loose the Swans”, que bien recuerdo haber comprado una copia en casete. De tanto reproducirla durante los años 93 y 94, la cinta se gastó. Se transformó en un favorito. Incluía armonías con violín y guitarras, las voces se mezclaban entre limpia, death metal e incluso una con tintes black. Una pieza maestra, qué duda cabe. La llegada tardía de estos maestros a Chile cierra un capítulo para los seguidores y exponentes del estilo, que hoy por hoy parecen ser más.

Especial The Metal Fest 2: el quién es quién de las bandas chilenas (parte 3)

Ineffabilem, guitarrista en Animus Mortis

“Hacemos un trabajo sensato y
con mucha atención en los detalles”

Animus Mortis
Animus Mortis

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Nos llega la invitación a The Metal Fest 2 en un momento muy transcendental en lo que es nuestro trabajo ya de años, con una formación sólida y afiatada en lo que respecta a shows en vivo y por supuesto en estudio. Esta invitación nos encuentra justo en el proceso final de nuestro nuevo disco larga duración, un disco centrado en nuestros testimonios de meditación profunda, y en como viajamos por los distintos niveles vibratorios de conciencia, y en el cual hemos trabajado mucho cada detalle. Trabajo que viene a consolidar una etapa más de la banda y nos viene muy bien poder mostrar algo de esto en esta edición de The Metal Fest.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Battlerage. Es una banda con trayectoria y con una línea bien pesada dentro de su género, que lleva un constante trabajo, con varios lanzamientos internacionales y bien posicionada dentro de su estilo, y tienen un muy buen show en vivo, pero no he tenido la posibilidad de verlos en un evento con las características que tiene este Metal Fest. Sin duda será un buen show.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Habiendo un cartel tan bueno y variado es complicado elegir, pero creo que podría ser Arcturus, que es una de esas bandas que uno nunca creyó ver en Chile, considerando que no hay en Chile muchos conciertos de bandas de este género, y también teniendo en cuenta que hace algunos años esta banda se había disuelto.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Con la banda hemos tenido de todas las clases de experiencias en vivo, desde episodios terribles hasta noches increíbles, hemos tocado en escenarios chicos y en otros muy importantes, pero todo nos ha servido para aprender a disfrutar la experiencia que es el presentar algo tan interno para nosotros como es nuestro arte, en diversos planos y frente a diversas audiencias. El tocar en vivo es algo totalmente aparte del trabajo en estudio, todo puede pasar, cada vez es diferente y ahí está lo excitante del asunto, el sentir la retribución a tu trabajo de manera instantánea es una gratificante experiencia.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Creo que el público respalda más a lo que está dentro de su conocimiento, es lo lógico, ¿no? Sin embargo, si eres una banda no muy grande y te enfrentas a un público que conoce poco de tu trabajo, tienes el deber de no achicarte y mostrar tu trabajo de la mejor forma. He visto muchos casos de bandas nacionales captando la atención de público que no iba a verlos a ellos. Tampoco creo sea la obligación de porque una banda sea local haya que apoyarla solo por ese hecho, la banda debe tener su mérito. Yo siento que actualmente en Chile esto ha ido cambiando, las bandas se están preocupando más de su trabajo, de compararse con otros parámetros mas allá de lo netamente local.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Siento que el aporte que entregamos con Animus Mortis es hacer un trabajo sensato, con mucha atención en los detalles y preocupados de la congruencia de todos los elementos a la hora de mostrar nuestra música. Por ejemplo nuestro nuevo disco, un trabajo abocado a lo que es la meditación y el como nos movemos por los distintos niveles de conciencia, es un disco con un concepto muy definido y no dejamos nada al azar. El arte lo llevó a cabo un ilustrador filipino que logró justo lo que queríamos para el disco. Podríamos haber intentado hacerlo nosotros, por ejemplo, pero queríamos lo mejor, solo por nombrar algo. Para darle más coherencia también grabamos unos 40 cuencos tibetanos y de cuarzo, para algunos pasajes del disco y darle coherencia al tema de la vibración que desarrollamos en el disco. Queremos mucho lo que hacemos y deseamos lo mejor para ello. Y si se fijan en los trabajos anteriores, en cada uno hay un cuento, mucho trabajo detrás. Creo que claramente hay un aporte de parte nuestra en ese aspecto.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Imagino que el principal interés que convoca a los metaleros es la música, no me parecería muy lógico que fuera otra cosa. Y por supuesto que el perfil cambia con el tiempo y particularmente en el metal con el mercado y los medios por los cuales se obtiene la música. Sin embargo, no creo se haya sepultado ya el tiempo de los formatos como vinilos o cintas, todo es cíclico y con el tiempo de revalúan las cosas. Hoy en día los flujos de información son más grandes y el acceso a música es más fácil, pero creo que esto solo amplía las posibilidades, hay para todos los gustos. Pueden perfectamente convivir los más puritanos amantes de los primeros formatos y las nuevas generaciones. Solo hay más herramientas, cada uno elije.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Entregaremos un repertorio con temas de nuestros anteriores trabajos y también mostraremos algo de lo nuevo de la banda, pretendemos hacer un show intenso y cargado con la energía que siempre entregamos.

Cristián Medina, baterista de Recrucide

“Nos sentimos una banda original y consecuente”

Recrucide
Recrucide

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Llega en un excelente momento, en un momento en que la banda está muy activa, saboreando los frutos de Blood Divine, y en pleno proceso creativo de nuestro próximo disco, el que grabaremos este año. Nos sorprendió en una etapa vertiginosa de nuestra existencia, lo que nos motivó agradablemente. Fue como la guinda de la torta.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Es una pregunta difícil, me gustan los clásicos de Sadism, Undercroft, Torturer, Atomic Agressor, y hay algunas bandas más nuevas muy interesantes: Melektaus, Nuclear. Por lo demás, tendremos muchos amigos en el escenario ese día y trataremos de verlos a todos

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Carcass y ¿por qué? Porque es una bandaza.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Intensa, nos gusta mucho tocar, lo pasamos bien y creemos que lo transmitimos. No tendremos mucho pelo, pero tenemos actitud (jajaja). Al mismo tiempo compartir con bandas conocidas y nuevas siempre es un agrado y hay muy buena onda.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Hay de todo, pero el público nacional masivo se excita más con los consagrados extranjeros. Como sea, igual siempre hay público apoyándote.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Nos sentimos una banda original y consecuente. Junto con muchas bandas nacionales, creemos que somos parte de un importante capítulo de la música underground nacional.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Claramente hay fanáticos de todo tipo, yéndose al los extremos, algunos con intereses más alineados al perfil del fanático old school y fanáticos más en sintonía con las nuevas tecnologías en donde todo es más fácil y rápido, más facilista al mismo tiempo, en donde prefieren quedarse viendo un concierto en Youtube, a tener que ir a un show en vivo.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Será un show basado en los dos discos esencialmente, 30 minutos de intensidad y brutalidad sin pausa. Saludos y ¡gracias a todos!

Christian Irarrázaval, guitarrista en Nimrod

“Somos uno de los padres del metal en Chile”

Nimrod
Nimrod

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– En un excelente momento, pues estamos con muchas cosas para Nimrod. Ya terminamos de grabar los instrumentos para nuestro nuevo disco, ahora estamos en la etapa de mezcla y masterización, y negociando para la salida de éste con algunos sellos locales y de afuera. Aparte, pronto saldrá una esperada edición de lujo limitada de nuestro demo CD, Time of Changes, con temas adicionales en vivo, ensayo y temas inéditos de la primera etapa de la banda. Además lanzamos nuestra página nueva página web www.nimrodmetal.com, muy solicitada por nuestros seguidores.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Algunas bandas más cercanas a nuestros gustos que no hemos visto, como Enigma,Nuclear y Battlerage. Éstas dos ya las conocemos y son muy buenas

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Mmm, he visto en realidad todas las que me gustan del cartel, pero siempre es bueno ver nuevamente a Carcass, Symphony X, que a mi parecer son unos monstruos musicalmente hablando, y los clásicos Twister Sister.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Hemos tocado en la primera etapa en los años ochenta en los lugares más emblemáticos del circuito de esa época, como el Manuel Plaza, sala Lautaro, estadio Nataniel, etc, etc. Provincias (Temuco). Ahora en esta segunda etapa a partir de 2009 hemos ido al sur -Osorno, Puerto Montt- y tocado acá en Santiago en el circuito de clubes. Nuestra idea es tocar en buenas condiciones con buenos equipos para mostrar nuestra música de la mejor manera y sonido, por eso no tocamos tan seguido, aunque las ofertas no faltan, pero ahora apenas lancemos el disco nuevo tomaremos las propuestas que tenemos tanto de Santiago como de regiones para promocionar nuestro nuevo disco.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– La verdad que la escena esta bastante disgregada por los diversos estilos de metal que existen hoy en día. En los ochentas tocábamos en el Manuel Plaza y el mínimo de público era alrededor de 1000 personas por concierto, hasta 4000. Hoy, sin embargo, a los clubes pequeños si van 100 personas es mucho. A las bandas las siguen algunos fielmente, pero en general al haber mucha oferta el mismo día la gente va en forma separada. A los shows de bandas extranjeras si que va gente, al parecer no se aprecia de la misma forma la música hecha en Chile que la de afuera, pese a que hay bandas muy profesionales y producidas. Ya si profundizamos en el tema da para un largo estudio sociológico (ríe).

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Nimrod es considerado humildemente por sus congéneres y metaleros de mediados de los ochenta como uno de los padres del metal en Chile. No por su aporte en discos, ya que en los ochentas sacar un disco prácticamente era imposible por los costos y otros factores. Eso por un lado, por otro lado Nimrod surtió de integrantes a las bandas más emblemáticas de metal de la época. El primer cantante Andrés Marchant tras salir de Nimrod formó Necrosis junto a otros músicos. Posteriormente, cuando Nimrod entró en receso, su cantante Alain Saintard estuvo en Massacre; su otro guitarra Juan Francisco Cueto se cambió al bajo y participó en Criminal y Pentagram; el baterista Marcelo Naves se fue a Dorso donde estuvo muchos años. Aparte de esto Nimrod participó activamente de la escena en esa primera etapa, tocando, ayudando a otras bandas a integrarse a la creciente escena. Su demo del año 1988 fue elegido por la revista Fetu Magazine de Japón como el demo número uno del año 88, por delante de numerosas bandas norteamericanas y europeas, dejando muy en alto la calidad y composición de nuestra música. El año 1989 la banda fue elegida como la banda revelación por el programa Solamente Rock de Radio Concierto. Eso es con respecto a la primera etapa, del 2009 en adelante, tras la salida de nuestro disco Return to Babylon, la idea es aportar con nuestra experiencia y profesionalismo a la escena actual.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– La verdad esa pregunta habría que hacerla a alguien que no fuera tan old school como yo (ríe) o algún investigador de mercado, pues yo me dedico a hacer música pero me imagino que no son los mismos intereses de los antiguos fans. La diferencia es que existen nuevos formatos y más accesibilidad a la música e información de las bandas

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– El repertorio constará de un par de temas de nuestro nuevo disco como sorpresa, además de los clásicos de siempre de la banda. Estaremos el domingo 14 de abril a las 14.30 horas, tempranito a moshear. Además un saludos a los metaleros y ¡¡keep on thrashing!!

Especial The Metal Fest 2: el quién es quién de las bandas chilenas (parte 2)

Resta sólo un mes para que una treintena de bandas coincidan en la segunda edición de The Metal Fest. En esta nueva entrega, tres de los créditos locales invitados a la cita –Inquisición, Sadism y Enigma- evalúan el momento actual de sus carreras y anticipan cuál será el espíritu de sus respectivos conciertos.

Manolo Schäfler, guitarrista de Inquisición

“Con el pasar de los años la escena
chilena se ha ido deteriorando”

Inquisición
Inquisición

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– En el momento en que estábamos trabajando para nuestro nuevo disco conceptual 2013, Whisper from Beyond, conmemorativo de nuestros 20 años.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Undercroft, por su experiencia como banda chilena radicada en Europa y por su nuevo disco Ruins of Gomorrah editado por el sello Season of Mist.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Twisted Sister por ser uno de los padres del heavy metal y una de las bandas en vivo más potentes de la historia.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Buenísima, aunque con el pasar de los años la escena chilena se ha ido deteriorando.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Creo que en Chile hay público para todo.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Ser inspiración y dar el empujón a varias generaciones de músicos metaleros desde los noventas hasta el día de hoy.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Para ser honesto no tengo la menor idea. Yo aún escucho mis viejos vinilos y cintas.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Nuestro show será una muestra de lo que siempre ha sido la banda: heavy metal ochentero, melódico y oscuro. Tocaremos nuestro temas clásicos como Arde el Volcán o Pagan Rites y material fresco de nuestro próximo disco a ser editado el primer semestre de 2013.

Juan Pablo Donoso, Sadism

“Esperamos ser referentes para
muchos de los que hoy están activos”

Sadism
Sadism

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Prácticamente cuando se estaba armando la parrilla nacional al parecer. Algunos contactos anteriores ya teníamos y estábamos informados.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Espero ver las más que pueda si es posible, aunque estaremos concentrados en lo que debemos hacer y en nuestro show. Posiblemente la logística del show no nos permita estar muy pendientes de lo que ocurra en los escenarios.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Genera expectativas el festival en sí por su magnitud de ser el más importante en Chile actualmente y no por alguna banda en particular, como a lo mejor lo podría ser para un fan. Nosotros vamos a hacer nuestro show y es lo que tenemos como prioridad por sobre cualquier otra cosa.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Bueno llevamos muchos años tocando en vivo, son casi 25 años de experiencias. Por ahora estamos muy entusiasmados de lo que particularmente podamos hacer este año comenzando por Metal Fest, además del valor agregado de presentarnos con nuevos guitarristas, lo que sin duda será una gran experiencia para este MF y para nuestros siguientes shows de este año.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Eso ya es un hecho que no solo podemos asignarlo al MF. Desde hace años que estamos invadidos de shows internacionales y muy pocos espacios físicos con los cuales poder mostrar un show de calidad y que no sea una pérdida financiera a los productores. Si a eso le sumamos el escaso interés del público local, la mayoría de las bandas, nacionales en este caso, no sean muchas las ocasiones que de verlas en shows más pequeños.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Esperamos ser referentes para muchos de los que hoy están activos y de diversas generaciones. La constancia en los momentos indicados y la honestidad hacia la música que hacemos y siempre mostrarnos cuando nos consideramos en el momento de hacerlo.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– En mi percepción, creo que la mayoría de los fanáticos actuales son de la época digital y de redes sociales. No tengo un buen punto de análisis sobre las conductas adolescentes actuales, hay cambios generales en el avance de la vida y cada uno vive el momento que le toca solamente, con intereses diferentes o no. Lo realmente positivo es que la música que más nos gusta siga conquistando fanáticos en el paso de los años.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Presentaremos un variado show en repertorio con lo más seleccionado de nuestra discografía, con la energía y brutalidad que hemos mostrado siempre. Saludos y gracias los lectores, los esperamos en The Metal Fest |m|

José Antonio Vásquez y Álvaro Paci, voz y batería en Enigma

“Se puede hacer metal de calidad en español”

Enigma
Enigma

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
JA: Esta invitación nos llega en un excelente momento. Hace unos meses tenemos un nuevo vocalista, Gabriel Guicharrousse, quien ha sido un gran aporte para la banda, por su increíble voz y manejo escénico de primer nivel. En febrero tocamos en el festival más grande de rock del verano: Río Bueno Rock. La respuesta del público fue espectacular, además que la relación que se dio con los otros grupos -Dorso, Necrosis, Tumulto- fue de gran camaradería. Por último, estamos ad portas, dentro de este año, de comenzar la grabación de nuestro tercer disco. Tenemos muchos temas entre los cuales elegir y estamos muy motivados.
A: En un momento de madurez y altas expectativas. Con un disco próximo a grabar y con un nuevo vocalista que es un lujo.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
JA: La banda chilena que esperamos es Nimrod, principalmente porque llevan muchos años en la escena nacional y porque no hemos tenido el privilegio de verlos en vivo. En todo caso, deseamos que todas las bandas nacionales tengan un tremendo éxito.
A: A todas: Todas tienen trayectoria y merecen nuestro respeto.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
JA: Devin Townsend Project. Es la primera vez que estará en Chile y estamos ansiosos por disfrutar de su espectáculo.
A: En lo personal, Symphony X. por el virtuosismo, por el concepto y por haber llevado el metal un par de pasos más adelante. Y como guitarrista admiro mucho el trabajo de Michael Romeo.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
JA: En Santiago, actualmente, es difícil tocar en lugares adecuados que cumplan con condiciones mínimas. Últimamente, nuestras presentaciones en regiones han sido las que más satisfacciones nos han dado, en cuanto a sonido, cantidad de gente y feedback. Así ocurrió por ejemplo con el Merken Rock de Temuco y el Río Bueno Rock. En todo caso hemos tocado en muchas partes de la capital, y si hay una persona que nos dedique algunas palabras de reconocimiento al final de la tocata, todo el esfuerzo valió la pena. Siempre el público, desde nuestros comienzos, ha sido muy respetuoso y participativo con nosotros, y estamos muy agradecidos por eso.
A: Son más de 20 años tocando en cientos de escenarios en Chile. desde los más modestos hasta los más profesionales. Eso te da cierta perspectiva y madurez.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
JA: Hay apoyo para todos creemos, el problema es que la cantidad de gente que asiste a los diversos recitales -nacionales e internacionales-, obviamente no es la misma.
A: Hay distintos públicos, y eso es lo importante. En general cuando tocamos en regiones hay una tremenda energía que es un gran feedback para la banda.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
JA: Se puede hacer metal de calidad en español y es nuestro aporte a la valoración de nuestro idioma. El cantar en español es una decisión que tomamos en los comienzos de Enigma y que nos distingue. Puede tener sus contras, pero es nuestra opción y no estamos arrepentidos de ello. Además, rescatamos la mezcla que siempre hemos hecho entre heavy, thrash y elementos progresivos.
A: Un esfuerzo honesto por describir la sociedad que nos tocó vivir, en nuestro idioma y en el lenguaje musical que marcó a nuestra generación.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
JA: En cualquier época el fanático busca música que le llegue al alma, que le emocione y que lo identifique de alguna forma: por el ritmo, por la rapidez, por las letras, por la entrega de la banda, por su consecuencia, etc. Ese fue y es el perfil del metalero promedio. La música, como puede ser el deporte u otra actividad voluntaria de la vida, es una eficiente válvula de escape para las personas. En tal sentido, eso es lo que busca la gente al ir a los recitales o al estar en su pieza cabeceando solo.
A: Compleja pregunta la de las audiencias: a nosotros nos sigue desde el metalero high tech de 17 años, hasta el rockero maduro que hizo sus armas en el Manuel Plaza y la sala Lautaro, para quien el vinilo es insustituible. Hoy internet y su miles de posibilidades facilitan las cosas. Pero no lo es todo.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
JA: Será una presentación con mucha fuerza, llena de emociones, con los temas clásicos de Enigma, más algo del disco “Laberinto”. Gracias por la entrevista y no olviden visitarnos en www.reverbnation.com/enigmametalchile
A: Un resumen de lo mejor de nuestros 20 años. Habrá clásicos de la época del Espacios Vacíos (95) y mucho material del Voces Disidentes (97) y de Laberinto (2008). Energía, entrega y un show potente. Eso prometemos.

The Metal Fest 2: el quién es quién de los locales (parte 1)

Dieciséis bandas chilenas alistan sus pilchas y afinan el repertorio que compartirán junto a la numerosa fanaticada que asistirá a las dos jornadas del próximo The Metal Fest, los días 13 y 14 de abril. En su segunda versión, el evento convocó a un heterogéneo conjunto de agrupaciones que comprenden las distintas ramas y momentos del género madre. Del heavy al black, desde los pioneros a las generaciones más recientes. Ciudad Metal conversó con todos para conocer en qué coyuntura los encuentra el certamen que promete convertirse en un hito.

Carlos Quezada, vocalista Saken:

“El público hoy apoya muchísimo más que antaño”

Saken
Saken

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Saken se reunió nuevamente el año 2011 y después de 12 años, gracias a la invitación que se nos hizo para abrir el show de Nuclear Assault. Desde ese momento y gracias a este nuevo aire, la banda comienza la composición de nuevo material. En este proceso es cuando nos llega la invitación para participar de esta edición de TMF2, lo cual nos tiene muy felices y motivados para realizar un nuevo y brutal trabajo.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Undercroft es probablemente una de las bandas que esperamos ver, básicamente porque en la década de los noventas tuvimos varios shows en conjunto en míticos escenarios de aquella época, como lo era Manuel Plaza o Teatro Carrera. Siempre han sido una banda devastadora, con mucha potencia y energía en vivo. Inquisición, Enigma, que son contemporáneos a nosotros, también tiene esta historia en común con nosotros por lo que esperamos verlos también. Y de las bandas más nuevas creemos que Nuclear será un gran espectáculo.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Sin duda Devin Townsend Proyect, por lo innovadora de su propuesta musical, además de su increíble capacidad compositiva. Somos grandes admiradores de su trabajo en solitario como en SYL. Carcass, COC, Morbid Angel sin duda son y fueron grandes referentes en nuestra música, por lo que también esperamos verlos.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Saken siempre se ha caracterizado por entregar un show potente y de calidad en vivo, buscamos entretener a nuestro público y tocar con total entrega a nuestros fanáticos.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Creo que el público hoy en día apoya muchísimo más que antaño a las bandas nacionales. Hay una especie de rebrote en la fanaticada, la cual asiste y respalda los shows, pero creemos que claramente es un porcentaje pequeño aún, en comparación a las bandas consagradas extranjeras que siempre han gozado de mayor difusión y promoción. Lo importante es que está sucediendo y quien sabe si al mediano plazo se puede lograr empatar el apoyo a los consagrados como tú dices.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– La perseverancia y prolijidad. Nuestro trabajo nace de la necesidad de crear música propia y original con letras que relatan la realidad social y personal que tenemos y vivimos en Chile, la cual logró cruzar fronteras y generaciones de metaleros que se empapan y empatizan con estos mensajes y música, y que como es sabido, no es un género fácil de cultivar en nuestro país, debido al escaso apoyo existente. Por ejemplo de locales para poder mostrar tu trabajo o de medios que se cierran a difundir material en su mayoría extranjero. O la proliferación de bandas tributo, que quitan los pocos espacios que quedan para hacer presentaciones los fines de semana. Salir adelante y con ganas de seguir creando ante estas adversidades, creemos que es un aporte al espíritu y engrandecimiento de la escena nacional.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Creemos que es básicamente lo mismo que antes, pero claramente en las formas que la inmediatez y acceso que los medios electrónicos y/o digitales permiten hoy en día. El fanático de la música rock/metal es por excelencia un melómano, y se distingue por ser fiel a las bandas de su preferencia. Por lo mismo, se preocupa de estar informado y conectado a los tópicos de su interés, y lo que nos convoca es en esencia la música y todo lo relacionado a ella, desde los artistas y su forma de vida, ideologías, hasta los mismos medios (instrumentos, equipos, conocimientos) con los que ellos cuentan, y la oportunidad de poder compartir y conversar sobre estos temas es claramente lo que nos une.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Nos presentaremos con el repertorio clásico de la banda, donde estarán temas como Less than Zero, The Walker, Ways of Fear, Nasty Gods y el clásico Wolf entre otros, ¡todos con arreglos nuevos y sonido recargado! ¡La tónica será presentar un show lleno de energía y brutalidad!

Foxlin Tower, vocalista Battlerage:

“Vernos es electrizante y visualmente entretenido”

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Retomando ensayos y preparando lo que será nuestro cuarto disco en estudio. ya que estuvimos en receso un tiempo, pero ahora estamos trabajando.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Inquisición, creo que es una de las mejores bandas del país.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Twisted Sister. Ellos son simplemente parte de la historia del rock y verlos por segunda vez será una gran experiencia.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Ver a Battlerage yo creo que es electrizante. Mucha furia y entretenido visualmente. Cambios de vestuario y siempre una gran descarga de energía.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Apoya los dos, pero esperamos más en los locales más pequeños o en otras comunas. Debería haber más apoyo del público, pero depende de qué bandas tocarán también. Los consagrados son los consagrados y uno trata de ser el mejor y seguir los sueños. Hay que ser perseverante en todo.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Creo que aportamos mucha diversión y un heavy metal que no se hace mucho por acá. Eso la gente lo agradece.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Siempre tener música y también ir mucho a recitales. No creo que haya cambiado mucho, aunque ahora es todo vía Internet y descargar en vez de comprar discos.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Temas como Heavy Metal Axe, Metal Slaughter y Battlerage estarán sí o sí. ¡Mucho cuero y cacho de toro rebosante de cerveza!

Francisco Cautín, bajo y voz en Torturer:

“Somos consecuentes y no nos
vendimos nunca a otro estilo”

Torturer
Torturer

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– La invitación fue generada personalmente el año pasado por José Luis Corral, en el segundo día del Metal Fest. Actualmente estamos promocionando el video del tema Guerras y el nuevo LP titulado Torturer, que saldrá a la venta la última semana de marzo. Además, estamos ensayando duro para nuestro próximo disco y afinando lo que será el DVD del Old School Reunion, con la grabación de nuestro show más otras cosas de culto que adicionaremos.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– En realidad me interesa ver a Nimrod, ya que si bien es cierto han tocado un par de veces en el círculo under capitalino, no los he visto desde el mítico Manuel Plaza. Casi todas las otras bandas las he visto en vivo, aún así, espero que tengan mucho éxito en tal magno evento.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Bueno, las bandas que me interesan ver, porque nunca las he visto en vivo, son Voivod -cuando tocamos con ellos me perdí su show porque coincidió con mi cumpleaños- y Nile. Las demás casi a todas las he visto en vivo, al menos las que me interesan.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– A lo largo de estos 24 años de existencia, experiencia tenemos de sobra y puedo comentarte que nuestro show es muy dinámico y agresivo. Podemos tocar hasta dos horas -tenemos repertorio de sobra-, pero por lo general nuestras presentaciones tienen un promedio de una hora para no saturar los oídos.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Yo creo que hay de todo. Aún así el éxito de cualquier evento depende mucho de la promoción que se le brinde, y es en ese aspecto donde muchos se caen. Creen que al publicar sólo por Facebook están asegurados y eso no es así.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Yo creo que lejos es la consecuencia de no venderse nunca a ningún otro estilo, de tocar siempre un bastardo death thrash, y ser referente indiscutible en la escena chilena y sudamericana.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Buena pregunta, yo creo que hoy en día no dista mucho de aquello, ya que si bien es cierto ahora con un click puedes disponer de toda la discografía de una banda, el revival ha traído de vuelta al coleccionista de vinilo y cintas hace rato. Yo creo que el perfil de un metalero y los intereses son los mismos de antaño. A modo de ejemplo, el hijo de un amigo tiene 12 años y toca guitarra en una banda de thrash metal. La otra vez hicimos un asado en su casa y los chicos, todos compañeros de colegio, estaban ensayando. Después de eso conversé con ellos y me sorprendió que sabían mucho de la vieja escuela. Las bandas, sus integrantes, sus discos, los temas, etc. Me sorprendió gratamente saber que la nueva camada está muy bien informada y muy bien equipada en lo que instrumentos musicales se refiere. ¡Eso es grandioso!

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– La verdad aún no tengo claro qué temas tocaremos, pero se que tenemos 30 minutos. Cada tema en promedio dura cinco minutos, así que creo que tocaremos cinco temas de corrido. Sí o sí van Kingdom of the Dark y Guerras. Aún así, no los decepcionaremos y dejaremos bien puesto el nombre de Chile en este festival internacional. ¡Nos vemos y gracias por la entrevista!

Matías Leonicio y Sebastián Puente, voces y guitarra en Nuclear:

“El repertorio será violento y la tónica será el mosh”

Nuclear
Nuclear

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
Matías: Saludos amigos de Ciudad Metal y muchas gracias por esta entrevista. La invitación nos llegó el año pasado en plena promoción del EP Apátrida, que finalizamos en enero de este año con un show en Arica, donde registramos lo que será nuestro primer DVD oficial. Actualmente estamos ya trabajando en nuevo material, muy concentrados en eso. Además de estar trabajando en algunos proyectos que estaremos anunciando dentro de poco. Y -por supuesto- preparando el show de lo que será nuestra próxima participación en The Metal Fest.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
Sebastián: La verdad es que será muy bueno compartir con tantas bandas nacionales, es un tremendo festival. Ahora por mi parte quiero ver a Atomic Aggressor y Undercroft, jamás olvidaré cuando los escuche en los noventas y me gustaron muchísimo, y a Atomic Aggressor nunca los he podido ver en vivo.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
M: En lo personal podría mencionar a Carcass. Un clásico del metal y con un directo totalmente demoledor. Podría también agregar a Voivod. Tuvimos la oportunidad de compartir escenario con ellos hace un par de años y su show es espectacular, muy completo y con una gran entrega. Morbid Angel también es otro clásico y también me llama la atención mucho poder ver a Lock Up.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
S: La experiencia es muy buena y muy satisfactoria, tanto para nosotros como personajes sobre el escenario como para el público que nos sigue y nos apoya. Nunca nos olvidamos que ambas partes son muy necesarias y que lo más importante es el respeto hacia el público que adquirió una entrada para ir a ver el show. Por nuestra parte siempre está el compromiso de entregar todo en el escenario y hacer el show de la forma más profesional posible para que el público se vaya contento y tenga ganas de volver a vernos. Es desde nuestro primer disco Heaven Denied (2006) que vamos ganando seguidores, ahora con Apátrida (2012) son cada vez más y sabemos que es muy importante mantenerlos con interés hacia la banda.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
M: Mucha gente piensa que el público local sólo respalda a los consagrados. Nosotros en Nuclear hemos tenido la experiencia que si las bandas hacen un buen show, entregado y con compromiso con el público, ese apoyo prácticamente llega solo. Si bien en un festival de estas características las bandas están compartiendo cartel con actos consagrados es un desafío más que interesante plantear el show de manera tal de lograr captar la atención del público y entregarles una buena descarga de metal en el escenario.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
S: Es difícil responder esa pregunta sin sonar autorreferente, sin embargo podríamos comentarte que nos gusta demasiado lo que hacemos, llegando a niveles trabajólicos sorprendentes y todo eso de una u otra forma aporta y es valorado por el círculo que trabaja de forma seria. Por otra parte, siempre existe una constante inquietud por buscar cosas nuevas o más profesionales tales como mejor ejecución musical en cada disco, mejor sonido, mejores shows en vivo, giras, etc. No nos ponemos barreras al momento de pensar o planificar los pasos siguientes con la banda. Pensamos que hemos ayudado a derribar de alguna forma parte de esas murallas de baja autoestima que tenemos en Chile generalmente.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
M: El metalero que colecciona vinilos, cintas y CDs ha existido desde los ochenta, los noventa y la época actual. No ha cambiado. Todos quienes somos melómanos por naturaleza coleccionamos música. Creemos que es bueno apelar a la nostalgia algunas veces pero es un recurso un tanto gastado. Como Nuclear hemos visto el apoyo de los bangers a la música. Cada vez es más frecuente encontrar puestos donde adquirir metal en los shows, la gente así lo ha ido entendiendo. El perfil del metalero actual es casi el mismo que el de antes. Si bien los soportes han cambiado y la escena en general ha evolucionado, el banger que va a los shows, que consume música, es muy parecido al de antes. La verdad -para nosotros- el metal es uno sólo y preferimos no estar haciendo esas comparaciones, si la banda entrega buenos shows, se preocupa de publicar discos y trabaja con constancia, el banger lo retribuye con apoyo. Es una relación casi simbiótica.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
S: Estamos muy contentos de participar en dicho festival, nos asignaron un tiempo prudente para realizar nuestro set, y como ahora estamos componiendo nuevo material para una próxima producción pensamos que sería súper buena instancia para mostrar al menos un corte nuevo. De todas formas, el repertorio será violento y ¡la tónica será el mosh!

Miguel Ángel Briones, guitarrista en Orategod:

“Es una excelente vitrina para internacionalizar nuestra carrera”

Orategod
Orategod

¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– La banda pasa por su mejor momento previa salida de nuestro disco With Love from Sinister, de 2012.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Por expectativas y gustos personales Undercroft, pero así como también el resto de las bandas participantes.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Nile, ¡por lejos! Ésta es según mi criterio el plato fuerte de los que amamos el death metal, además que se concretaría su ya tan esperada presentación.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Tomando en cuenta el hecho de ya haber tocado en varias oportunidades abriendo para bandas extranjeras, TMF es una excelente vitrina para internacionalizar nuestra carrera, la cual pretendemos aprovechar al máximo, teniendo ya a nuestro haber más de 300 presentaciones durante nuestra trayectoria.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Creemos que hoy el circuito da para saciar todos los estilos como a las bandas ya consagradas.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Lejos, ser una de las pocas bandas activas durante 18 años sin interrupción independiente de los cambios de alineación, habla de la seriedad de la banda y esto siempre será un aporte a la escena. Y como aporte en sí el apoyo constante a bandas nuevas. Como en la participación directa en eventos.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Hoy es más fácil la tecnología, hoy te da más poder adquisitivo. No lo comparto, pero ya es un hecho y como tal responde al perfil de los banger de hoy, todo más simple.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– En general haremos una pasada por el pasado presente y futuro de la banda, tratando de aprovechar al máximo el tiempo en el escenario. Set que ya hemos puesto a prueba durante presentaciones por todo Chile dando excelentes resultados.

Miles de fanáticos vibraron en inédito festival de dos días

La primera versión de The Metal Fest ya es historia. Una decena de bandas foráneas, entre debutantes como Annihilator y otras que forman parte del inventario, encarnaron el maratón de rasgueos, mosh y azote de cuellos que comenzó a las tres de la tarde. En punto, porque durante el sábado la organización respetó casi en su totalidad los tiempos preestablecidos tanto para los nacionales -que tuvieron un escenario aparte montado en las afueras- como para los internacionales que ocuparon el Movistar Arena. Ello permitió cerrar el espectáculo a eso de la medianoche, horario de invierno mediante.

El evento evidenció una cultura de festival implícita entre los asistentes, quienes comprendieron la naturaleza breve de los conciertos individuales y no clamaron por regresos cuando los músicos se retiraban para ceder paso a los siguientes en la programación. Así, la sesión sabatina partió de la mano de Obituary, encendiendo la euforia de la audiencia gracias a un show crudo, agresivo y sin aspavientos. Quizá por su condición de primeros en el cartel y por la expectación del público, avalados por un sonido demoledor, el de los hermanos Tardy fue uno de los puntos cumbres del festival.

Un poco antes de aquello, los chilenos R-Tumba inauguraban el escenario nacional con una potente dosis de nü metal, aunque frente a escasas personas. Ello porque el ordenamiento de las presentaciones ofrecía un margen de 15 minutos para trasladarse a observar lo que ocurría en el exterior y retornar a la arena central a tiempo para no perder detalle de las performances internacionales.

Al interior del Movistar Arena asomaban UDO y su imponente voz. Una presentación a la altura de los grandes del heavy mundial, en un show que repasó su discografía, con escala inevitable en los clásicos de Accept. Acto seguido correspondió el turno de Fear Factory, quienes no consiguieron desatar la efervescencia de las presentaciones precedentes, excepto al final del setlist con la interpretación de “Replica”. Luego vendrían los daneses Volbeat, quienes traían su propio público y ganarían nuevos adherentes para su propuesta de metal influenciada por el rockabilly y más tarde, en medio de un estruendo, aparecería Testament. Estos conservaron un sonido poco definido perceptible desde diferentes sectores del recinto, lo que no supuso obstáculo para que los thrashers de la vieja escuela disfrutaran de un repertorio de excepcional fuerza.

En paralelo se desarrollaba el show de las bandas nacionales, imposible de apreciar en toda su extensión debido a los topes de horarios. Break.Down, la única agrupación no capitalina como recalcaron en su presentación, subió en segundo término. Le sucederían Poema Arcanvs -congregando una cantidad importante de asistentes-, Six Magics, quienes también recibieron el apoyo de su numerosa comunidad de fanáticos, Kingdom of Hate, exponentes de un sonido auténtico, sin artificios de ningún tipo, y Massacre.

En el interior el público se preparaba para los platos de fondo. Los canadienses Annihilator, contratados luego de la bajada de Venom, ofrecieron uno de los momentos brillantes de la noche y de todo el festival. La maestría de Jeff Waters no tuvo pausa, así como su hiperactivo estilo de ejecución, y “Alison Hell” coreado por toda la audiencia fue como la guinda del pastel de la velada. La pulcritud del sonido sorprendió a toda la audiencia, pues la sensación era casi la de escuchar un álbum. Un privilegio asistir al debut de una banda referente dentro del estilo, una que ha sorteado el reto del tiempo y las presiones de las discográficas.

Pero los instantes más frenéticos se registraron mientras Anthrax interpretaba sus clásicos sobre el escenario, cuando cientos de headbangers improvisaron un mosh de proporciones gigantescas. Belladona es un frontman increíble que comprende que su rol excede el canto e incluye el diálogo y la invitación constante al público a unirse a la algarabía. El espectáculo gozó de un sonido fuerte y nítido y contó con la mayor concurrencia del día.

Domingo, tres de la tarde, y la sincronía ensalzada el día anterior desaparece desde el principio. El espectáculo comenzó con media hora de retraso y en el transcurso de la tarde las dos pantallas gigantes que anunciaban los horarios cambiaron la información al menos un par de veces. La participación de Exodus, en particular, se movió desde el segundo lugar hacia el cierre del show, para luego aparecer tras Destruction, a quienes en un principio precedían en la parrilla. Al final se optó por remover los horarios, quedando solo el orden de los artistas y la incertidumbre sobre cuán tarde acabaría la jornada.

A cargo de la apertura estuvo Forbidden, quienes deleitaron a la cofradía thrashera con temas clásicos del género, seguido por Destruction, los que aparecieron 15 minutos antes de lo publicado en los monitores. Aunque son un trío, su vigor los agiganta. Exodus presentó un setlist similar al de sus últimas visitas y que recoge lo más reconocido de su discografía. Mención especial para el mosh desatado al compás de “Strike of the Beast”, cuando el público de la cancha se divide dando paso a un brutal festín de patadas en el aire.

Kyuss Lives! serían los siguientes en el cartel. Menos emparentados con el género que daba nombre al festival, tocaron frente a un público poco numeroso, pues en buena parte la concurrencia acudió al show que Necrosis desarrollaba en el escenario chileno. Otro punto de inflexión lo aportaría Blind Guardian, reputados exponentes de un heavy metal épico inspirado por grandes sagas folclóricas y literarias, que compendiaron su discografía y gozaron de un gran nivel de sonido.

Ya avanzada la noche Kreator corroboró el porqué de su elección como acto de clausura original. A dos décadas de su primer concierto en Santiago -hecho destacado por el frontman Miland Petrozza- los alemanes concentraron la atención del público que celebró cada tema de su repertorio, danzando en apoteósicos circle pits que convocaron a cientos de personas en cortes como “Extreme Aggression” y “Violent Revolution”. Para mala fortuna de Misfits, su aparición después del acto más anticipado de la jornada resultó en que tocaran frente una escuálida audiencia. Una lástima, pues su sonido fue correcto y constituyen una leyenda dentro de lo suyo.

En suma, una experiencia inédita que arroja un saldo más que positivo. La logística, sobre todo la desplegada el sábado, es digna de destacar. El desarme y montaje de equipos entre una y otra banda se hizo en un tiempo mínimo, lo que facilitó la agilidad del espectáculo y la agradable sorpresa de constatar que la puntualidad sí es posible en una país habituado a lo contrario. Como pendientes queda la tarea de intentar nuevos nombres y mayor variedad dentro del género. También una oferta alimenticia más variada que incluya menús exentos de carne y coordinar ambos escenarios para que las últimas bandas chilenas no compitan con las cabezas de cartel, como le ocurrió a Kingdom of Hate que salió a escena frente a escasas personas, mientras el grueso del público asistía al show de Testament.

Fotografías por María Loreto Correa
Texto por Sergio Evans y María Loreto Correa