Twisted Sister y Morbid Angel entre lo más selecto en primer día de TMF

Twisted Sister
Twisted Sister

Saken abrió el telón a esta versión del Metal Fest, respaldado por un público que los apoyó durante su potente presentación, mientras en el escenario internacional reinaba la rapidez y fuerza de Lock Up, proyecto que reúne a grandes músicos de la escena mundial. Entre ellos, el chileno Anton Reisenegger. Estos aplanaron el camino con una mezcla de grindcore y death metal de lujo y repasaron temas de sus tres discos de larga duración, lo que dejó los ánimos más que encendidos. Afuera, Recrucide intentaba convocar audiencia para una actuación que incluyó material de sus dos discos, aunque con un sonido bastante más turbio que la banda anterior, lo que no obstante no opacó en nada la entrega. Adentro comenzaba la presentación de Arcturus demostrando una ejecución y sonido de calidad. Con temas de su disco “Sideshow Symphonies” cautivaron a una porción importante de fanáticos que los esperaron durante años.

En el exterior, Battlerage exhibió un sonido impecable y una ejecución con mucha entrega dejando muy contentos a los asistentes a esa hora. Corrosion of Conformity saldaba otra deuda con Chile en un show de nostalgia que revivió para muchos momentos de la adolescencia, aunque ya no era lo mismo. La banda está en un pie mucho más sludge y lo hace muy bien, pero inevitablemente esto es lo malo al pagar deudas del pasado. Al igual que sus antecesores en el escenario nacional, Inquisición demostraba que el heavy metal dejaba la vara alta para el resto, una ejecución de lujo y sobre todo una voz espectacular. Y era el esperado turno de Sodom que comenzó sus tres primeros temas con una potencia y nitidez que lamentablemente se perdió durante el resto de la presentación, lo que no dejo de enganchar a una buena cantidad de público con un setlist que trató de incluir algo de cada uno de sus 14 discos larga duración.

Battlerage
Battlerage

Los nacionales Animus Mortis salían al escenario con una buena cantidad de asistentes que a esas alturas se alternaban entre los dos espacios. La banda demostró su capacidad técnica en la ejecución de un black metal personalizado, interpretando material de su primer LP y de su EP “Mysteriis Vox Divina”. Luego de la pausa todo se preparaba para los maestros del death metal, Morbid Angel. Una vez más en Chile y se agradece, porque fue una de las bandas que más público reunía hasta esa hora. La devastación comenzó de inmediato con temas del “Altars of Madness”: “Inmortal Rites” y “Maze of Torment” desataron la euforia entre los fanáticos. Una puesta en escena como solo Morbid Angel sabe hacer.

Morbid Angel
Morbid Angel

Afuera, Sadism hacía la hora para presentarse ante una cantidad de gente razonable, lo que retrasó el evento por casi media hora y lo hizo coincidir con la salida de Twisted Sister, quienes sin lugar a dudas se robaron el primer día. Un show preciso con los temas más que probados y una audiencia casi completa que incluyó la compañía al costado del escenario de músicos de otras bandas que disfrutaron tanto como el que estaba en cancha y platea. ”The Price”, “We’re Not Gonna Take It” y “I Wanna Rock” se corearon por todos. La banda chilena encargada en cerrar este primer día fue Undercroft, que atrajo bastantes seguidores que apoyaron una presentación brutal y enérgica cargada de arengas “chilensis” por parte del frontman Álvaro Lillo. Al interior se preparaba Down para coronar el día, con una postura bien stoner y tres discos a su haber subieron al escenario muy energizados. Tanto que la voz de Anselmo se saturó en los primeros temas. Sin duda una larga y grata jornada de metal, con más variaciones y matices que en su versión pasada y esperando que este domingo todo fluya al son de riffs filosos y dobles bombos.

Fotografías por María Loreto Correa
Texto por Sergio Evans

Especial The Metal Fest 2: el quién es quién de las bandas chilenas (parte 2)

Resta sólo un mes para que una treintena de bandas coincidan en la segunda edición de The Metal Fest. En esta nueva entrega, tres de los créditos locales invitados a la cita –Inquisición, Sadism y Enigma- evalúan el momento actual de sus carreras y anticipan cuál será el espíritu de sus respectivos conciertos.

Manolo Schäfler, guitarrista de Inquisición

“Con el pasar de los años la escena
chilena se ha ido deteriorando”

Inquisición
Inquisición

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– En el momento en que estábamos trabajando para nuestro nuevo disco conceptual 2013, Whisper from Beyond, conmemorativo de nuestros 20 años.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Undercroft, por su experiencia como banda chilena radicada en Europa y por su nuevo disco Ruins of Gomorrah editado por el sello Season of Mist.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Twisted Sister por ser uno de los padres del heavy metal y una de las bandas en vivo más potentes de la historia.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Buenísima, aunque con el pasar de los años la escena chilena se ha ido deteriorando.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Creo que en Chile hay público para todo.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Ser inspiración y dar el empujón a varias generaciones de músicos metaleros desde los noventas hasta el día de hoy.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Para ser honesto no tengo la menor idea. Yo aún escucho mis viejos vinilos y cintas.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Nuestro show será una muestra de lo que siempre ha sido la banda: heavy metal ochentero, melódico y oscuro. Tocaremos nuestro temas clásicos como Arde el Volcán o Pagan Rites y material fresco de nuestro próximo disco a ser editado el primer semestre de 2013.

Juan Pablo Donoso, Sadism

“Esperamos ser referentes para
muchos de los que hoy están activos”

Sadism
Sadism

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Prácticamente cuando se estaba armando la parrilla nacional al parecer. Algunos contactos anteriores ya teníamos y estábamos informados.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Espero ver las más que pueda si es posible, aunque estaremos concentrados en lo que debemos hacer y en nuestro show. Posiblemente la logística del show no nos permita estar muy pendientes de lo que ocurra en los escenarios.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Genera expectativas el festival en sí por su magnitud de ser el más importante en Chile actualmente y no por alguna banda en particular, como a lo mejor lo podría ser para un fan. Nosotros vamos a hacer nuestro show y es lo que tenemos como prioridad por sobre cualquier otra cosa.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Bueno llevamos muchos años tocando en vivo, son casi 25 años de experiencias. Por ahora estamos muy entusiasmados de lo que particularmente podamos hacer este año comenzando por Metal Fest, además del valor agregado de presentarnos con nuevos guitarristas, lo que sin duda será una gran experiencia para este MF y para nuestros siguientes shows de este año.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Eso ya es un hecho que no solo podemos asignarlo al MF. Desde hace años que estamos invadidos de shows internacionales y muy pocos espacios físicos con los cuales poder mostrar un show de calidad y que no sea una pérdida financiera a los productores. Si a eso le sumamos el escaso interés del público local, la mayoría de las bandas, nacionales en este caso, no sean muchas las ocasiones que de verlas en shows más pequeños.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Esperamos ser referentes para muchos de los que hoy están activos y de diversas generaciones. La constancia en los momentos indicados y la honestidad hacia la música que hacemos y siempre mostrarnos cuando nos consideramos en el momento de hacerlo.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– En mi percepción, creo que la mayoría de los fanáticos actuales son de la época digital y de redes sociales. No tengo un buen punto de análisis sobre las conductas adolescentes actuales, hay cambios generales en el avance de la vida y cada uno vive el momento que le toca solamente, con intereses diferentes o no. Lo realmente positivo es que la música que más nos gusta siga conquistando fanáticos en el paso de los años.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Presentaremos un variado show en repertorio con lo más seleccionado de nuestra discografía, con la energía y brutalidad que hemos mostrado siempre. Saludos y gracias los lectores, los esperamos en The Metal Fest |m|

José Antonio Vásquez y Álvaro Paci, voz y batería en Enigma

“Se puede hacer metal de calidad en español”

Enigma
Enigma

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
JA: Esta invitación nos llega en un excelente momento. Hace unos meses tenemos un nuevo vocalista, Gabriel Guicharrousse, quien ha sido un gran aporte para la banda, por su increíble voz y manejo escénico de primer nivel. En febrero tocamos en el festival más grande de rock del verano: Río Bueno Rock. La respuesta del público fue espectacular, además que la relación que se dio con los otros grupos -Dorso, Necrosis, Tumulto- fue de gran camaradería. Por último, estamos ad portas, dentro de este año, de comenzar la grabación de nuestro tercer disco. Tenemos muchos temas entre los cuales elegir y estamos muy motivados.
A: En un momento de madurez y altas expectativas. Con un disco próximo a grabar y con un nuevo vocalista que es un lujo.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
JA: La banda chilena que esperamos es Nimrod, principalmente porque llevan muchos años en la escena nacional y porque no hemos tenido el privilegio de verlos en vivo. En todo caso, deseamos que todas las bandas nacionales tengan un tremendo éxito.
A: A todas: Todas tienen trayectoria y merecen nuestro respeto.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
JA: Devin Townsend Project. Es la primera vez que estará en Chile y estamos ansiosos por disfrutar de su espectáculo.
A: En lo personal, Symphony X. por el virtuosismo, por el concepto y por haber llevado el metal un par de pasos más adelante. Y como guitarrista admiro mucho el trabajo de Michael Romeo.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
JA: En Santiago, actualmente, es difícil tocar en lugares adecuados que cumplan con condiciones mínimas. Últimamente, nuestras presentaciones en regiones han sido las que más satisfacciones nos han dado, en cuanto a sonido, cantidad de gente y feedback. Así ocurrió por ejemplo con el Merken Rock de Temuco y el Río Bueno Rock. En todo caso hemos tocado en muchas partes de la capital, y si hay una persona que nos dedique algunas palabras de reconocimiento al final de la tocata, todo el esfuerzo valió la pena. Siempre el público, desde nuestros comienzos, ha sido muy respetuoso y participativo con nosotros, y estamos muy agradecidos por eso.
A: Son más de 20 años tocando en cientos de escenarios en Chile. desde los más modestos hasta los más profesionales. Eso te da cierta perspectiva y madurez.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
JA: Hay apoyo para todos creemos, el problema es que la cantidad de gente que asiste a los diversos recitales -nacionales e internacionales-, obviamente no es la misma.
A: Hay distintos públicos, y eso es lo importante. En general cuando tocamos en regiones hay una tremenda energía que es un gran feedback para la banda.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
JA: Se puede hacer metal de calidad en español y es nuestro aporte a la valoración de nuestro idioma. El cantar en español es una decisión que tomamos en los comienzos de Enigma y que nos distingue. Puede tener sus contras, pero es nuestra opción y no estamos arrepentidos de ello. Además, rescatamos la mezcla que siempre hemos hecho entre heavy, thrash y elementos progresivos.
A: Un esfuerzo honesto por describir la sociedad que nos tocó vivir, en nuestro idioma y en el lenguaje musical que marcó a nuestra generación.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
JA: En cualquier época el fanático busca música que le llegue al alma, que le emocione y que lo identifique de alguna forma: por el ritmo, por la rapidez, por las letras, por la entrega de la banda, por su consecuencia, etc. Ese fue y es el perfil del metalero promedio. La música, como puede ser el deporte u otra actividad voluntaria de la vida, es una eficiente válvula de escape para las personas. En tal sentido, eso es lo que busca la gente al ir a los recitales o al estar en su pieza cabeceando solo.
A: Compleja pregunta la de las audiencias: a nosotros nos sigue desde el metalero high tech de 17 años, hasta el rockero maduro que hizo sus armas en el Manuel Plaza y la sala Lautaro, para quien el vinilo es insustituible. Hoy internet y su miles de posibilidades facilitan las cosas. Pero no lo es todo.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
JA: Será una presentación con mucha fuerza, llena de emociones, con los temas clásicos de Enigma, más algo del disco “Laberinto”. Gracias por la entrevista y no olviden visitarnos en www.reverbnation.com/enigmametalchile
A: Un resumen de lo mejor de nuestros 20 años. Habrá clásicos de la época del Espacios Vacíos (95) y mucho material del Voces Disidentes (97) y de Laberinto (2008). Energía, entrega y un show potente. Eso prometemos.

Review: Inquisición


Inquisición
Opus Dei
Exumed From The Grave
2010

La primera impresión respecto a “Opus Dei”, el quinto disco de Inquisición, es que se oye muy de verdad. Pulsar el botón de play es casi experimentar el sonido que la clásica banda chilena ofrece en vivo. Durante los últimos meses he tenido el privilegio de verlos en concierto unas cuantas oportunidades, cuando dentro del setlist incluyeron varios adelantos de este lanzamiento. La fuerza es la misma, ya sea en estudio o en directo.

De lleno en la música, se advierte una clara influencia de bandas pioneras del heavy metal como Judas Priest, Iron Maiden y Ozzy Osbourne. El trabajo de arreglos sigue esa línea, pero no se encasilla solo en ella y en muchos pasajes el disco recuerda cosas más rockeras al estilo de Tumulto, como sucede en el tema “Sin Dinero”. La similitud se aprecia principalmente en las voces y las líricas de las tres canciones en español, además de la versión castellana del corte homónimo “Opus Dei”. Distinguida es la labor de Paulo Domic, pues este estilo requiere una voz con carácter y técnica sin perder energía, justo como haceel cantante.

Tema aparte es el rol de Manuel Schafler en las cuerdas, desarrollado a través de una vasta trayectoria como músico en Chile. En este disco se luce con riffs muy pesados pasando a partes melódicas y arpegios que sabe cómo ubicar en puntos precisos de temas como “Kill The Priest”. Sus solos son increíbles y hablar de Manolo es prácticamente faltarle el respeto.

Tal como mencioné al comienzo, “Opus Dei” posee algo especial y diferente a otras grabaciones tanto nacionales como internacionales disponibles en estos días. Pienso que es la búsqueda de un sonido más real, directo y natural. O sea, lo que se escucha es lo que los músicos tocan y lo que sus instrumentos les entregan. Aquí de nuevo el mérito es de Manolo, quien desplegó todos sus conocimientos en la grabación y producción de un disco excelente para amantes del rock, el heavy metal y la música en general. Totalmente recomendable y vayan mis felicitaciones a Inquisición por su arduo trabajo.

Por Sergio Evans

La noche en que la ciudad de los héroes mató el rock

El esperado retorno de Undercroft desde Alemania tuvo un sabor agridulce. Aunque el show ofrecía una parrilla jamás vista en la ciudad, de manera inédita abrían la velada los legendarios Inquisición, en cuyas filas milita uno de los mejores guitarras de Chile, el señor Manolo Schafler, completaban el cartel dos bandas internacionales como Krow de Brasil y Exterminio de Argentina, y era el primer evento tras la clausura del Golden Active, el público no se comportó a la altura.

Tras la polémica provocada por el cierre temporal del local oficial y el temor de perder la fecha, el evento se mudó a la hoy abandonada disco Maniquí, espacio que varias veces fue testigo de encuentros metaleros. Respiramos nuevamente. Pero parece que los lamentos por la bajada de cortina del pub ni el entusiasmo por ver a Undercroft fueron suficientes, ya que la audiencia estuvo muy por debajo del más pesimista de los pronósticos. Y no es primera vez. Baste recordar la visita de Hirax en septiembre. Lamentable, porque tan escaso quórum solo reduce las posibilidades de apreciar bandas internacionales en esta ciudad.

En lo netamente musical, el show del 31 de octubre fue de gran factura, uno donde se conjugaron una experimentada puesta en escena, un backline de primera línea y un sonido de lujo. Los encargados de abrir fueron los heavys de Inquisición, demostrando todo su oficio. No por nada Manolo Schafler y el baterista Carlos Hernández integraron la banda soporte de Ripper Owens en Chile. Adelantaron temas de su próximo disco e interpretaron clásicos en un apretadísimo setlist que disfrutamos de inicio a fin.

Vendría el turno de los brasileños Krow con un death metal intenso y enérgico, abundante en cambios de ritmo pegajosos y entretenidos. Su puesta en escena capturó la atención del público sin dar tregua entre tema y tema. Los siguientes en el programa fueron los veteranos Exterminio, quienes una vez más tocan en tierra chilena. Pude verlos junto a los maestros Sinister y poseen un sello de banda brutal death metal con temas fuertísimos y una voz ultra grave y contundente. Dejaron feliz a un público que no los conocía y que quedó con ganas de que continuaran tocando. Ambas bandas se fueron muy agradecidas de la respuesta del público presente.

El turno de cerrar era para Undercroft, banda que lleva años radicada en Alemania y que este año retornó con una extensa gira por Chile. Una vez en el escenario se notó el cambio. La luz se tornó roja, el humo creaba una atmósfera tenebrosa y los músicos demostraban su profesionalismo. El público que antes permaneció sentado al fondo del recinto se aproximó hacia el escenario para acompañar a estos embajadores del death chileno, quienes mostraron una alineación súper sólida con un nuevo guitarra, un compatriota que en corto tiempo dijo “este puesto es mío”.

Un show muy definido en sonido, con un breve corte de energía que no opacó en nada la entrega de la banda. Cuando Álvaro Lillo nos anuncia el último tema sentimos que fue muy breve. Para los que han escuchado lo nuevo de la banda se darán cuenta de la evolución natural hacia un death metal más pulido, pero sin perder la crudeza de Undercroft. Nada más que agradecer en especial a Claudio “Tomate” Illanes, con quien desde hace años mantenemos contacto y compartimos una cervezas antes de su regreso a la capital.

Por Sergio Evans
Fotos de María Loreto Correa

“Ripper” Owens: una voz que ya no está para covers

Tim “Ripper” Owens acarrea su propia hinchada. Una que lo conoció cuando en el sueño dorado de cualquier fanático ocupó la plaza de frontman de su banda favorita, Judas Priest, y que interpreta el popular “Painkiller” con la misma devoción que corea un épico corte de Yngwie Malmsteen. Y es que el nativo de Ohio es una de las voces privilegiadas del heavy metal, aquellas capaces de llenar una catedral y encender como nadie el genuino espíritu del acero.

Desde su ingreso a las grandes ligas, Owens no ha parado de cantar. Tras su trabajo junto a los metal gods y luego en Iced Earth, el cantante formó Beyond Year y fue reclutado por Malmsteen para interpretar su producción más reciente. Hace pocos meses encabezó un cartel de figuras en la megabanda Hail y ahora el retorno era para promover su primer álbum solista, “Play My Game”. Aunque para bien o por desgracia, lo que el público demanda de su persona es el repaso obligado de los clásicos.

El espectáculo comenzó con Sangre de Acero. La banda destacó por la inmensa voz de Karina Contreras y un buen trabajo de guitarras. El segundo turno correspondió a Inquisición, quienes otra vez honraron sus pergaminos en una performance sólida y festiva desde su aparición ataviados cual monjes franciscanos. Paulo Domic destelló en su performance vocal, y la soltura de Manolo Schafler en las seis cuerdas hicieron que tocar la guitarra como él pareciera cosa de niños.

Acompañado de una banda soporte ciento por ciento chilena, “Ripper” abrió con “Electric Eye” y de ahí en más todo fue una fiesta. “Highway Star”, “Flight of Icarus”, “Symptom of the Universe”, “Breaking The Law” y “Living After Midnight”. En medio de los covers, el cantante filtró tres temas de su creación -“Believe”, “It is me” y “Starting Over”- pero ninguno igualó el entusiasmo de la audiencia cada vez que la guitarra de Schäfler insinuaba la interpretación de un hit.

Owens actúa como un nómade. Una lástima que teniendo un caudal de voz envidiable para cualquiera que intente pisar las arenas del heavy clásico no consiga establecer una banda que lo sustente. Una decisión quizá fundamentada en comodidad y costos, pero un intérprete de su estatura merece un sitio más estelar que el de mero cantante de covers. Para una nueva oportunidad anhelamos que “Ripper” deslumbre con un repertorio propio. Con semejante talento, no cabe duda que lo conseguirá.

Luminarias del heavy chileno protagonizaron Leyendas del Rock

El heavy metal nacional tuvo su fiesta. Y aunque la taquilla estuvo muy por debajo de la Cumbre del Metal Chileno, el símil natural al momento de las comparaciones, los asistentes a Leyendas del Rock disfrutaron del privilegio de tener sobre un mismo escenario a una tríada icónica dentro del género en este rincón del mundo: Dorso, Panzer e Inquisición.

Es la segunda vez en el año que un festival ciento por ciento chileno adquiere la connotación de un gran evento. El recinto escogido es un teatro de envergadura y los números de fondo son bandas nacionales que acreditan una trayectoria tan extensa como prolífica. Leyendas del Rock colocó el acento en el heavy metal, concertando en el mismo lugar a los precursores del género y los nombres que se incorporaron a la escena durante años más recientes.

El show comenzó de manera tibia con La Máquina, sucedido por Alto Voltaje y Battlerage. Entonces vendría el turno de Inquisición, la banda de Manolo Schafler sindicada como pionera en el estilo en la escena chilena y que repasó los hitos de su carrera junto con brindar un apronte de su próximo álbum, tentativamente titulado “Opus Dei”.

El fervor de la audiencia alcanzó su máxima expresión durante la presentación de Rodrigo “Pera” Cuadra y compañía. Cubierto con una máscara de reptil, el vocalista de Dorso aprovechó de anunciar la celebración de los 25 años de carrera de la banda y lanzó al público la más reciente polera del cuarteto, aún inédita en el mercado. Una lástima que antes del acto de cierre se retirara una importante fracción de personas. Justo cuando los veteranos Panzer ofrecían lo mejor de su rockero repertorio.

Inquisición: “Estamos experimentando con nuevos sonidos que antes no se habían escuchado”

Inquisición no sucumbe al peso de su nombre. La historia los sindica como pioneros del heavy metal en un territorio dominado por el thrash, pero los pergaminos pierden relevancia cuando componen, porque en ese momento lo único importante es responder a sus propios criterios artísticos. A una semana de su participación en Leyendas del Rock, el cantante Paulo Domic repasa la biografía de la banda y anticipa un nuevo giro estilístico en el próximo álbum, “Opus Dei”.

– Venimos de una Cumbre del Metal, que reunió a Pentagram y otros viejos valores de los orígenes de la escena chilena. Leyendas del Rock sigue esta línea, aunque apuntando al heavy, ¿a qué atribuyes esta ola de nostalgia que estamos viviendo?
– Yo creo que más que nostalgia la trayectoria de las bandas ha permitido demostrar la valía que tienen. Tanto Dorso, Panzer e Inquisición han tenido una carrera larga, muchos discos, muchas etapas, y desde la perspectiva histórica el público lo empieza a reconocer y eso también se debe a un tema de respeto por las bandas y una valoración en lo musical. Sin duda la nostalgia tiene un papel importante. Obviamente hay mucha gente que reescucha eso y vuelve a revivir momentos del pasado, de cuando vacilaban en las tocatas. Pero es una mezcla de ambas cosas, el tema emocional por lo que significan las bandas y la música que han hecho durante su trayectoria.

– Inquisición es reconocida como pionera en la introducción del heavy en Chile cuando prácticamente todo lo que existía era el thrash, ¿podrías hacer algo de historia para las generaciones más jóvenes que no vivieron esa época?
– Sí, por supuesto. Yo no soy fundador de Inquisición, pero a través de los casi 10 años que estoy con ellos he podido conocer la banda y la historia. Inquisición abrió una nueva sonoridad, algo que no se había escuchado antes y por supuesto ejecutado tocado con maestría. También Panzer y Tumulto habían empezado con el heavy metal, pero siento que Inquisición lo llevó a otra dimensión. Manolo (Schafler, guitarrista) tiene un concepto más europeo del metal, tenía mucho de Mercyful Fate en ese momento. Pero hemos ido evolucionando. Lo que estamos haciendo ahora es bastante más distinto, más que nada en respuesta a nuestras inquietudes musicales. A la gente le ha gustado y lo sentimos con “Metal Genocide”, que fue mi debut y que también identificó a otras personas, que buscaban otro heavy metal, otro tipo de interpretación y siento que hubo un cambio bastante profundo entre el Inquisición previo a “Metal Genocide” y el posterior. Porque todos hemos madurado musicalmente, hemos encontrado el fiato y la comprensión para cada uno aportar cosas y dar vida a lo que estamos haciendo ahora.

– Mencionabas un cierto giro en la música de Inquisición. ¿Cómo ha cambiado el sonido de la banda y su método de trabajo gracias a la masificación de la tecnología?
– Eso ha sido bastante importante. Antes cuando grababan era un esfuerzo grande. Todo en cinta, análogo, el trabajo era mucho más largo y más tedioso. Mi primer disco lo grabé así con Witchblade, yo tocaba bajo en esa época entonces también conozco como se hacía, pero Inquisición lo hizo incluso antes y en condiciones mucho más precarias y así y todo se sacó un súper buen material. Manolo además de guitarrista es sonidista y tiene en su casa todo lo necesario para grabar y así lo hacemos. Tenemos la comodidad de una casa, una cervecita, la buena onda. Es otra la presión a estar en un estudio, mirando el reloj, urgido porque de repente no sale una toma. Pero ahí tenemos una tranquilidad, una libertad y una posibilidad de lograr las ideas que queremos dejar registradas en los temas.

– Como precursores del heavy nacional, ¿se sienten unos héroes del rock?, ¿existe una presión al momento de componer o les da lo mismo el peso de la trayectoria?
– Yo creo, pero con respeto, no en el sentido negativo de la palabra, nos da lo mismo. No por desprecio a la gente, sino porque nos mueve mucho más nuestro deseo artístico, que sabemos que siempre va a ser relacionado con el rock y la gente lo va a disfrutar porque va a estar ejecutado de forma profesional. Pero no sentimos esa presión. De hecho en este disco yo creo que se va a notar bastante más. Estamos haciendo más experimentación con nuevos sonidos, estructuras que antes no se habían escuchado. Aunque es distinto a lo hecho antes, creemos va a gustar a la gente.

– ¿Tienen fecha de estreno para ese material, se puede escuchar un avance, manejan un nombre tentativo?
– La verdad es que es un disco que está medio lanzado. A medida que hemos ido grabando temas los hemos ido publicando en Myspace y Facebook. Hemos sacado cinco. “Electroquinesis”, después “Miedo” y “Opus Dei”, el tema que le daría nombre al disco. También sacamos un par de covers. “Carretear”, que es un cover a “Ballroom Blitz”, el clásico de The Sweet, al que le pusimos una letra a nuestra manera y aterrizada a la cultura chilena. Y por último un tributo a Tumulto con el tema “Sin dinero”.

– Como uno de los baluartes del heavy chileno, ¿quiénes serían sus herederos o qué bandas piensas que están haciendo un buen trabajo en este género?
– En mi gusto personal, no podría opinar por el resto de los integrantes, me gusta mucho Delta. Tengo la suerte de conocer al tecladista Nicolás Quinteros. Hace poco grabamos un disco con él y Guillermo Olivares, guitarrista de Human Factor. También SteelRage creo que hace un buen trabajo. No conozco mucho más, no por un desprecio al rock nacional, pero últimamente ni siquiera estoy escuchando tanto metal.

– Muchas gracias por tu tiempo Paulo. Invita tú mismo a nuestros lectores para Leyendas del Rock del próximo 22 de agosto.
– Un gran saludo. Va a ser un agrado verlos el próximo sábado en el Teatro Teletón. No me cabe duda que tanto por Inquisición como por todas las otras bandas que participarán van a vivir un súper buen momento. No lo piensen dos veces y vayan a comprar su entrada porque van a vivir un gran espectáculo de heavy metal.