Carcass y Devin Townsend brillan en jornada de cierre del Metal Fest

Devin Townsend Project
Devin Townsend Project

Nimrod inició la segunda jornada bajo un sol abrasador y se abrió paso con un poderío de power thrash que no dejó impávido al público reunido a esa hora de la tarde. Esta histórica banda estableció que no pretende vivir de la nostalgia y hoy por hoy está enfocada en una nueva etapa. Al interior se presentaba una agrupación histórica. Brutal Truth, con mas de veinte años de trayectoria y totalmente vigentes presentando un viaje por su discografía, partieron con un sonido tremendo y una aplastante performance por parte de sus músicos. Velocidad y brutalidad no dejaban espacio a la técnica ni al exceso de arreglos. “Birth of Ignorance”, de su primer demo, probaba que no se trató de recuerdos decadentes. Muy por el contrario, de una lección para el grind y el death metal actual. Richard Hoak, el batería, fue un capítulo aparte captando la atención con sus muecas y posturas ante los tarros y Kevin Sharp, el carismático vocalista, conmovió desde el minuto en que salió al escenario sin zapatos y vestido más como campesino que como ídolo del rock.

Brutal Truth
Brutal Truth

Alto Voltaje fueron los segundos en abordar el escenario nacional. Aún con un fuerte sol golpeando sobre sus rostros, desarrollaron un show dinámico y de mucha energía, basado en material de sus dos discos. El público reconoció sus temas y los coreó siguiendo el fraseo punk del vocalista. Y la audiencia se dividía para apreciar a Nile al interior del recinto. Éstos cautivaron a una audiencia más nueva mediante un setlist que inició con “The Blessed Dead” de su tercer álbum, lo que bastó para desatar la euforia de los fans que en esos instantes se concentraban cada vez más. No puedo no coincidir con la increíble ejecución de estos tipos, pero la verdad es que luego de un rato sentí que era más de lo mismo.

Nos trasladamos rápidamente afuera para ver a Enigma, quienes tocaban aún bajo altas temperaturas. La banda presentó un show enérgico y con un sonido muy claro, donde destacó la potencia y actitud heavy metal de su vocalista. Es increíble, pero el público esperaba a su banda y en este ir y venir había gente que no asistía a los shows de algunas bandas foráneas. Fue el turno de Brujería, que ingresó como comodín presentando un show ya conocido en Chile y con mucha onda y llegada con su fanaticada. Presentaron un setlist basado en sus tres discos y los clásicos “El Desmadre”, “Colas de Rata”y “Matando Güeros”, dejando satisfecha a gran parte del público. Fuera, Nuclear atacaba con la mejor dosis de thrash y reunía una gran cantidad de asistentes. Bastó un reducido setlist para demostrar su nivel de potencia y ejecución, mediante cortes como “Breathing Despair” y “Apátrida”, de su material más reciente.

Nuclear
Nuclear

Symphony X dio paso al metal progresivo impactando bastante bien en los asistentes con una ejecución portentosa, sonido pulcro y setlist cargado hacia su último disco, “Iconoclast”. Y de regreso al exterior para asistir al concierto de los veteranos Orategod, quienes se ganaron un lugar producto de la constancia y esfuerzo. La banda presentó un brutal death/metal con un sonido que pudo ser mejor, pero que no opacó la muestra de su repertorio clásico y lo más actual del disco “With Love from Sinister”. Luego sale a escena Kythrone, la banda black metal del segundo día de festival, quienes comenzaron su entrega con carácter y desenfado. Me lo esperaba, sé del trabajo de la banda y la seriedad con la que trabajan. El sonido canalizó la vena del estilo y advertí cómo esta producida performance captaba la atención de la gente que a esa hora circulaba en ese sector.

Y me preparaba para mi show favorito del festival, My Dying Bride, banda que esperó más de veinte años para visitarnos. Su breve setlist se centró en los clásicos y en una pequeña muestra del último larga duración, “A Map of All Our Failures”, con un sonido impecable y una excepcional puesta en escena. No dejó de llamar la atención la cantidad de público que se congregó para verlos, pues pensé que éste sería el recital menos visto. Sorpresa. Como era mi concierto prioritario me quedé hasta el final, cuando ya sonaba Atomic Aggressor, banda que ganó un lugar por constituir un pilar del death metal nacional, ahora reformado principalmente para revivir la nostalgia de antaño. En esta formación resalta la increíble ejecución de su primera guitarra, Julio Bórquez.

Y el mayor éxodo de gente lo produjo Carcass, que debutaban con un nuevo line up, hecho que me llamó la atención y de cierta forma me desilusionó. El sonido característico generó la respuesta inmediata de los fans que esperaban con ansias esta aplanadora y el repaso de toda su discografía. Destacó la inclusión de “Genital Grinder / Pyosisified (Rotten to the Gore)” de su primer disco “Reek of Putrefaction”, lo que ya dejó pagados a sus seguidores. Tal vez debieron cerrar ese día.

Mientras, Torturer se alistaba para bajar el telón en el escenario nacional, convocando mucho público tras terminar Carcass. La banda ofrece un poderoso arsenal de death/thrash, por lo que si esperabas ver y escuchar nostalgia de comienzos de los noventa, te equivocas. Torturer no vive de nostalgia. Por el contrario, se muestra en una línea diferente, madura y fresca, lo que se agradece.

Se aproximaba el minuto de cierre y turno de Devin Townsend Project, otra de las sorpresas del evento y uno de los platos más esperados por la audiencia. El canadiense interpretó cerca de quince temas de su corta trayectoria bajo esa denominación, además de su contundente discografía como solista y proyecto, sumado a “Love?”, de Strapping Young Lad. Un sonido nítido y potente que dejó más que satisfechos a los amantes del progresivo, en una segunda versión donde la variedad fue más notoria, en camino hacia la consolidación del concepto de festival.

Fotografías por María Loreto Correa
Texto por Sergio Evans

Especial The Metal Fest 2: el quién es quién de las bandas chilenas (parte 2)

Resta sólo un mes para que una treintena de bandas coincidan en la segunda edición de The Metal Fest. En esta nueva entrega, tres de los créditos locales invitados a la cita –Inquisición, Sadism y Enigma- evalúan el momento actual de sus carreras y anticipan cuál será el espíritu de sus respectivos conciertos.

Manolo Schäfler, guitarrista de Inquisición

“Con el pasar de los años la escena
chilena se ha ido deteriorando”

Inquisición
Inquisición

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– En el momento en que estábamos trabajando para nuestro nuevo disco conceptual 2013, Whisper from Beyond, conmemorativo de nuestros 20 años.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Undercroft, por su experiencia como banda chilena radicada en Europa y por su nuevo disco Ruins of Gomorrah editado por el sello Season of Mist.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Twisted Sister por ser uno de los padres del heavy metal y una de las bandas en vivo más potentes de la historia.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Buenísima, aunque con el pasar de los años la escena chilena se ha ido deteriorando.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Creo que en Chile hay público para todo.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Ser inspiración y dar el empujón a varias generaciones de músicos metaleros desde los noventas hasta el día de hoy.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– Para ser honesto no tengo la menor idea. Yo aún escucho mis viejos vinilos y cintas.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Nuestro show será una muestra de lo que siempre ha sido la banda: heavy metal ochentero, melódico y oscuro. Tocaremos nuestro temas clásicos como Arde el Volcán o Pagan Rites y material fresco de nuestro próximo disco a ser editado el primer semestre de 2013.

Juan Pablo Donoso, Sadism

“Esperamos ser referentes para
muchos de los que hoy están activos”

Sadism
Sadism

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
– Prácticamente cuando se estaba armando la parrilla nacional al parecer. Algunos contactos anteriores ya teníamos y estábamos informados.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
– Espero ver las más que pueda si es posible, aunque estaremos concentrados en lo que debemos hacer y en nuestro show. Posiblemente la logística del show no nos permita estar muy pendientes de lo que ocurra en los escenarios.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
– Genera expectativas el festival en sí por su magnitud de ser el más importante en Chile actualmente y no por alguna banda en particular, como a lo mejor lo podría ser para un fan. Nosotros vamos a hacer nuestro show y es lo que tenemos como prioridad por sobre cualquier otra cosa.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
– Bueno llevamos muchos años tocando en vivo, son casi 25 años de experiencias. Por ahora estamos muy entusiasmados de lo que particularmente podamos hacer este año comenzando por Metal Fest, además del valor agregado de presentarnos con nuevos guitarristas, lo que sin duda será una gran experiencia para este MF y para nuestros siguientes shows de este año.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
– Eso ya es un hecho que no solo podemos asignarlo al MF. Desde hace años que estamos invadidos de shows internacionales y muy pocos espacios físicos con los cuales poder mostrar un show de calidad y que no sea una pérdida financiera a los productores. Si a eso le sumamos el escaso interés del público local, la mayoría de las bandas, nacionales en este caso, no sean muchas las ocasiones que de verlas en shows más pequeños.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
– Esperamos ser referentes para muchos de los que hoy están activos y de diversas generaciones. La constancia en los momentos indicados y la honestidad hacia la música que hacemos y siempre mostrarnos cuando nos consideramos en el momento de hacerlo.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
– En mi percepción, creo que la mayoría de los fanáticos actuales son de la época digital y de redes sociales. No tengo un buen punto de análisis sobre las conductas adolescentes actuales, hay cambios generales en el avance de la vida y cada uno vive el momento que le toca solamente, con intereses diferentes o no. Lo realmente positivo es que la música que más nos gusta siga conquistando fanáticos en el paso de los años.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
– Presentaremos un variado show en repertorio con lo más seleccionado de nuestra discografía, con la energía y brutalidad que hemos mostrado siempre. Saludos y gracias los lectores, los esperamos en The Metal Fest |m|

José Antonio Vásquez y Álvaro Paci, voz y batería en Enigma

“Se puede hacer metal de calidad en español”

Enigma
Enigma

– ¿En qué momento de la banda llega esta invitación a The Metal Fest 2?
JA: Esta invitación nos llega en un excelente momento. Hace unos meses tenemos un nuevo vocalista, Gabriel Guicharrousse, quien ha sido un gran aporte para la banda, por su increíble voz y manejo escénico de primer nivel. En febrero tocamos en el festival más grande de rock del verano: Río Bueno Rock. La respuesta del público fue espectacular, además que la relación que se dio con los otros grupos -Dorso, Necrosis, Tumulto- fue de gran camaradería. Por último, estamos ad portas, dentro de este año, de comenzar la grabación de nuestro tercer disco. Tenemos muchos temas entre los cuales elegir y estamos muy motivados.
A: En un momento de madurez y altas expectativas. Con un disco próximo a grabar y con un nuevo vocalista que es un lujo.

– ¿Qué banda chilena es la que más esperas ver y por qué?
JA: La banda chilena que esperamos es Nimrod, principalmente porque llevan muchos años en la escena nacional y porque no hemos tenido el privilegio de verlos en vivo. En todo caso, deseamos que todas las bandas nacionales tengan un tremendo éxito.
A: A todas: Todas tienen trayectoria y merecen nuestro respeto.

– ¿Cuál es la banda extranjera que te genera mayor expectativa y por qué razón?
JA: Devin Townsend Project. Es la primera vez que estará en Chile y estamos ansiosos por disfrutar de su espectáculo.
A: En lo personal, Symphony X. por el virtuosismo, por el concepto y por haber llevado el metal un par de pasos más adelante. Y como guitarrista admiro mucho el trabajo de Michael Romeo.

– ¿Cómo describes la experiencia de tu grupo en el circuito en vivo?
JA: En Santiago, actualmente, es difícil tocar en lugares adecuados que cumplan con condiciones mínimas. Últimamente, nuestras presentaciones en regiones han sido las que más satisfacciones nos han dado, en cuanto a sonido, cantidad de gente y feedback. Así ocurrió por ejemplo con el Merken Rock de Temuco y el Río Bueno Rock. En todo caso hemos tocado en muchas partes de la capital, y si hay una persona que nos dedique algunas palabras de reconocimiento al final de la tocata, todo el esfuerzo valió la pena. Siempre el público, desde nuestros comienzos, ha sido muy respetuoso y participativo con nosotros, y estamos muy agradecidos por eso.
A: Son más de 20 años tocando en cientos de escenarios en Chile. desde los más modestos hasta los más profesionales. Eso te da cierta perspectiva y madurez.

– ¿Piensas que el público local respalda a los actos más pequeños o el apoyo va sólo a los consagrados?
JA: Hay apoyo para todos creemos, el problema es que la cantidad de gente que asiste a los diversos recitales -nacionales e internacionales-, obviamente no es la misma.
A: Hay distintos públicos, y eso es lo importante. En general cuando tocamos en regiones hay una tremenda energía que es un gran feedback para la banda.

– ¿Cuál sientes que es el aporte de tu banda al acervo musical chileno, más allá de la materialidad de los discos?
JA: Se puede hacer metal de calidad en español y es nuestro aporte a la valoración de nuestro idioma. El cantar en español es una decisión que tomamos en los comienzos de Enigma y que nos distingue. Puede tener sus contras, pero es nuestra opción y no estamos arrepentidos de ello. Además, rescatamos la mezcla que siempre hemos hecho entre heavy, thrash y elementos progresivos.
A: Un esfuerzo honesto por describir la sociedad que nos tocó vivir, en nuestro idioma y en el lenguaje musical que marcó a nuestra generación.

– Si en los ochenta un metalero era quien coleccionaba vinilos y cintas, ¿cuál es el perfil del fanático contemporáneo y qué intereses los convocan?
JA: En cualquier época el fanático busca música que le llegue al alma, que le emocione y que lo identifique de alguna forma: por el ritmo, por la rapidez, por las letras, por la entrega de la banda, por su consecuencia, etc. Ese fue y es el perfil del metalero promedio. La música, como puede ser el deporte u otra actividad voluntaria de la vida, es una eficiente válvula de escape para las personas. En tal sentido, eso es lo que busca la gente al ir a los recitales o al estar en su pieza cabeceando solo.
A: Compleja pregunta la de las audiencias: a nosotros nos sigue desde el metalero high tech de 17 años, hasta el rockero maduro que hizo sus armas en el Manuel Plaza y la sala Lautaro, para quien el vinilo es insustituible. Hoy internet y su miles de posibilidades facilitan las cosas. Pero no lo es todo.

– Por último, un adelanto del repertorio y la tónica del show que ofrecerán en TMF2.
JA: Será una presentación con mucha fuerza, llena de emociones, con los temas clásicos de Enigma, más algo del disco “Laberinto”. Gracias por la entrevista y no olviden visitarnos en www.reverbnation.com/enigmametalchile
A: Un resumen de lo mejor de nuestros 20 años. Habrá clásicos de la época del Espacios Vacíos (95) y mucho material del Voces Disidentes (97) y de Laberinto (2008). Energía, entrega y un show potente. Eso prometemos.