Ensiferum en Chile: gracias “hijos del Norte”

Ensiferum reunió a un casi mil asistentes en Kmasú Premier.
Ensiferum reunió a un casi mil asistentes en Kmasú Premier.

Caras pintadas, imágenes de Mjölnir por doquier, y hasta un casco vikingo con cuernos había el pasado jueves en la Kmasú Premier, para el esperado concierto de Ensiferum en Chile como invitados de honor del primer “Folk Pagan Fest”. Y es que es impresionante cómo el fenómeno del folk ha ganado seguidores por estos lares. Los chicos de Folkheim, una de las agrupaciones nacionales que abrió el festival, comentaron durante su presentación que “cuando comenzamos el grupo todos nos decían que estábamos locos, que nuestra música no la escucharía nadie… y ahora ¡miren dónde hemos llegado!”, con la consecuente ovación de los alrededor de mil asistentes al evento. Puede que las temáticas y puestas en escena del folk metal no tengan mucho que ver con la realidad de nuestro propio folklore o historia nacional, pero las presentaciones de bandas como Finntroll, Korpiklaani o Turisas han demostrado que las diferencias culturales quedan de lado si se trata de disfrutar de un show.

Luego de calentar motores con los nacionales de Runepath, Paghania y Folkheim, las luces se apagaron cerca de las 21.15, mientras se escuchaban los acordes de “Symbols”, que daría paso a “In my Sword I Trust”, primer corte y single de “Unsung Heroes”, el disco que los finlandeses venían a presentar. En el momento en que Petri, Markus y compañía salieron al escenario, comenzaron dos constantes que se repetirían hasta el fin de la presentación: un interminable coro de “ooohh ooohhh” que acompañó todas las canciones, y un mosh incentivado por el bajista Sami Hinkka, directamente proporcional a la velocidad de las canciones. Pero la euforia se desató con el segundo corte “Guardians of Fate”, saltando de vuelta a los comienzos de Ensiferum por allá por el año 2000. Markus y Sami corrían por el escenario cantando junto a Petri y el incesante coro de fans que los acompañaba.

“From Afar” fue la elegida por los portadores de la espada para continuar con la cruzada, y fue entonces cuando comenzamos a notar que algo faltaba sobre el escenario: ¿dónde estaba Emmi y sus teclados? Los teclados y coros se estaban haciendo con backup y el resto de los miembros del grupo no hicieron ningún comentario hasta casi el final de la primera parte, cuando escuetamente Petri Lindroos mencionó que “Emmi no pudo asistir por problemas personales pero les aseguro que estará la próxima vez que vengamos”. Una misteriosa explicación que no aclaró la ausencia de la vikinga de Ensiferum, pero que por suerte no afectó la impecable presentación del ahora cuarteto.

Prácticamente sin cortes se perseguían temas nuevos y antiguos como “Burning Leaves”, “One More Magic Potion” e “Into Battle”. Hay que reconocer que Petri no es un gran frontman y su interacción con el público fue bastante pobre, sólo presentando las canciones y con uno que otro “¡gracias!”. Quien se robó la película fue sin duda Sami Hinkka, que haciendo círculos con la mano animaba los mosh y apuntaba con su bajo hacia el público como un Steve Harris en ropa de batalla vikinga.

“Retribution shall be mine” y “Ahti” dieron paso a “Iron”, para la cual el ex Norther le pidió a los eufóricos asistentes que sólo debían cantar algo como “tatarará tatarará”. Claro, escrito no tiene sentido, pero escuchen la intro de “Iron” y se darán cuenta que estas sílabas ¡calzan justo! Como anécdota no se puede dejar de contar que justo antes de este tema Petri se agachó para recoger un sostén que una (¿o uno?) de las asistentes le lanzó al escenario, hecho que por supuesto causó risas y silbidos… pero lo mejor fue unos segundos después cuando Sami se agachó a recoger algo rojo que también alguien lanzó al escenario y que resultó ser ¡unos bóxer! La carcajada fue general y hasta los mismos Ensiferum se rieron del bajista por este singular “regalo”.

Los europeos forman parte de un creciente fenómeno vikingo entre los headbangers chilenos.
Los europeos forman parte de un creciente fenómeno vikingo entre los headbangers chilenos.

Luego de “Iron” la banda se retiró por unos minutos y al volver nos invitaron a tomar una cerveza en un lugar llamado “Twilight Tavern”. El show ya llevaba casi 90 minutos pero nadie mostraba la más mínima señal de cansancio: al contrario, los ooohh oohhh continuaban como si fuese la primera canción y desde mi ubicación se veía increíble el círculo del mosh que estaba justo al frente del escenario. La siguió una de las canciones que todos estuvimos pidiendo durante todo el show: “Lai Lai Hei”, y de un minuto a otro ¡todos cantaban en finlandés! Realmente lo que ha logrado el folk es notable, al hacer que nos aprendamos letras en un idioma tan lejano y extraño como éste. El gran final no podía ser otra que “Battle Song”, que casi hizo que la Kmasú se viniera abajo con los coros y los saltos que anunciaban el final del show.

Ensiferum finalizó su primera presentación en Chile en medio de una ovación, dejando a los asistentes satisfechos y agradecidos por un show potente que recorrió todos los discos de los nórdicos. El infaltable grito de “En-si-ferum! En-si-ferum” que se escuchó durante todo el concierto siguió mientras Petri, Sami, Markus y Janne se abrazaban y hacían una reverencia frente a sus fans, probablemente sorprendidos por la cálida recepción de este público que, aunque es del otro lado del mundo, coreó todas las canciones, saltó incansablemente y hasta se pintó las caras.

Kiitos =)

Texto por Isabel Mallea
Fotos por Julián Pacheco

Ciudad Metal (47 Posts)


Tu opinión nos interesa