25 años de Wacken en gloria y majestad

Fotografía: Patrick Schneiderwind.
Fotografía: Patrick Schneiderwind.

El primer Wacken Open Air celebrado en este pequeño pueblo cerca de Hamburgo, se llevó a cabo hace 25 años, con Skyline como cabeza de cartel y una entrada que costaba aproximadamente cuatro mil pesos chilenos.

Actualmente, este festival se ha vuelto el más grande de los eventos netamente metaleros en Europa, con una convocatoria que se aproxima a 80 mil personas, caracterizándose por sus escenarios espectaculares, tecnología de última generación, efectos y un sonido que se supera año a año. Y por cierto, una seguridad y organización más que notable.

Desde un festival local a un mega evento internacional, los 25 años de Wacken Open Air fueron celebrados tanto por sus seguidores, como por las bandas. Y es que cuando se trata de metal, al final, todos somos fans. Esto fue lo que pasó durante los tres días de Wacken Open Air:

JUEVES 31 de julio

HammerFall fueron los encargados de abrir los fuegos de Wacken Open Air, al atardecer, con la poderosa y clásica “Child of the Damned”. Su setlist fue uno digno de festival, reuniendo los temas himnos que todos conocen y querían escuchar, a lo que se sumó la balada “I Believe”, que se llevó la ovación de los presentes, y  un nuevo tema llamado “Bushido”.

El show de HammerFall contó con la aparición de algunos ex miembros del grupo, como Stefan Elmgren (guitarra) en el tema “Stone Cold”, Patrik Rafling (batería) en “Unchained” y Jesper Stromblad (guitarra) en “The Dragon Lies Bleeding”.

Posteriormente Steel Panther se tomó el escenario sintonizando a la audiencia en los ’80, con un show de 13 canciones donde las “baladas” se situaron al medio, mientras el fuerte fue el comienzo y final de su presentación, manteniendo a los asistentes entretenidos.

El cierre de la noche estuvo a cargo de los grandes de Accept y un Mark Tornillo que ya lleva cinco años en la banda y se ha afiatado muy bien en vivo junto al resto. Durante la primera jornada de Wacken, Accept entró con un track nuevo llamado “Stampede”. Arriesgado, pero eso demuestra actitud, además ¡hey!, es Accept y ellos lo saben.

Obviamente, las mayores ovaciones se las llevaron los clásicos “Princess of the Dawn”, “Fast as a Shark”, “Starlight”, “Metal Heart” y el combo encargado de cerrar la noche, “Balls to the Wall” y “Burning”.

VIERNES 1 de agosto

Cerca del mediodía, la jornada partió con Skid Row y a pesar de la hora, se vio bastante gente frente al True Metal Stage. El grupo incluyó en el setlist la mayoría de sus clásicos, además de un cover de Ramones, “Psycho Therapy”, dedicado a Joey Ramone, y para cerrar escogieron “Slave to the Grind” y la apoteósica “Youth Gone Wild”.

Children of Bodom abrió su show número ocho en las tierras de Wacken con “Needled 24/7” y pasó a “Kissing the Shadows” casi sin interactuar con el  público. Junto a los crowdsurfers enloquecidos, continuaron con “Hate Crew Deathroll”, “Lake Bodom”, “Angels Don’t Kill”, “Are You Dead Yet?”, “Towards Dead End”, “Hate Me!”, “Bodom After Midnight” y “Downfall”, cerrando gloriosamente con  “In Your Face”.

Cambiando diametralmente de switch, llegó el turno de Apocalyptica, que se lució trayendo a 20 músicos de orquesta al escenario, incluyendo cuerdas, vientos, percusión y teclados en su cuarta presentación en el festival.

Fotografía: Thomas Battermann.
Fotografía: Thomas Battermann.

Su setlist fue una mezcla bien calculada de temas como “Rage of Poseidon de 7th Symphony”, “Ludwig – Wonderland” de su último “Wagner Reloaded”, clásicos de “Worlds Collide” e incluso canciones más populares como “BitterSweet”, cuya versión original es una colaboración con los cantantes de HIM y The Rasmus.

Omitir las voces pudo parecer arriesgado, pero al final, ¿quién necesita vocalista cuando tienes a 80 mil personas coreando los temas de Plays Metallica By 4 Cellos, “Fight Fire With Fire” y “Nothing Else Matters”. El cierre maestro del show de Apocalyptica fue “Hall of the Mountain King”, de Edvard Grieg.

Sin duda, no importa cuántas veces toquen en Wacken y quién preceda su show, Motorhead es Motorhead y Lemmy aparece saludando a la audiencia, señalando que es su show número 25 en el lugar y procede con lo que el público estaba esperando: “We are Motorhead and we play rock ‘n’ roll”. Bastó el término de esa frase para que la música explotara con “Damage Case”.

Lemmy se veía mejor luego de lo complicada que estuvo su salud, hecho que se evidenció precisamente en su show en Wacken el año pasado, aunque es evidente que su voz se debilita.  Los ingleses tocaron “Killed By Death” junto a Doro Pesch, en tanto la siguiente, “Ace of Spades”, no necesitó introducción, a pesar de ser ejecutada en un compás mucho más lento. “Overkill” fue el tema que cerró un show escueto, pero que mostró que Lemmy sigue en pie.

Carcass fue probablemente la banda más esperada del viernes en Wacken, lo que se reflejaba en la gigantesca multitud aguardando su presentación en el Party Stage. Su setlist fue una selección de varias etapas de su carrera y el humor negro de Jeff Walker está intacto. “¿Qué están haciendo acá?”, pregunta el front-man, ante lo que es seguramente la audiencia más grande para la que Carcass ha tocado este año. Y bromea: “Motorhead está en el otro escenario. Ah, ya sé. Sienten que esta puede ser la última vez que me ven en vivo también”. Se escucha “This Mortal Coil”, “Corporeal Jigsore Quandary”, “Captive Pistol Bolt” e “Incarnated Solvent Abuse”, guardando el cierre para una que hizo rugir a la audiencia: “Heartwork”. En palabras del mismísimo Walker: “Fucking killer!!!!!!”.

King Diamond fue uno de los peaks de la noche, abriendo con “The Candle” y “Slepless Nights” para pasar a “Welcome Home” de “Them”, con abuela incluida, quien fue quemada casi al final del show, al son de “Cremation”, con un público que gritaba “Burn her!”, alentado por el propio cantante.

 

Las ovaciones más grandes se las llevaron “Evil” y “Come to The Sabbath” de Mercyful Fate, en un show muy teatral, con músicos y actrices caracterizadas de anciana encerrados en rejas, marionetas, la madre de Abigail, el doctor y el sacerdote junto al ataúd en llamas donde incineran a la abuela. Ante una audiencia visiblemente cansada después de toda una jornada de festival y con menos espectadores de los que debió haber tenido, la presentación culminó con “The Family Ghost” y “Black Horsemen”.

Casi a las dos de la madrugada, el cierre estaba en manos de W.A.S.P., cuya apertura con “On Your Knees” se escuchó un poco deslavada, pegada a “The Torture Never Stop”. Lamentablemente, el sonido no los acompañó y la voz de Blackie Lawless presentó problemas, empañada por el resto de los instrumentos.

Mezclaron “L.O.V.E. Machine” y “Wild Child” con “Sleeping in the Fire” y cuando la presentación se volvió algo lenta, “I Wanna Be Somebody” sirvió para repuntar y dejar que el show despegara con “The Invisible Boy”, “The Idol”, “Chainsaw Charlie” y finalmente “Blind in Texas”, cerrando el espectáculo que duró  aproximadamente una hora.

En el otro escenario, la noche del viernes fue coronada por Slayer, que abrió los últimos fuegos con “Hell Awaits”, con un Tom Araya sonando increíble, un setlist igual de poderoso y un mosh que se agrandó al sonar “Raining Blood”, “Black Magic”, “South of Heaven” y “Angel of Death”. Slayer tocó sin breaks innecesarios entre canciones, haciendo lo que saben hacer, un show de infarto.

SÁBADO 2 de agosto

La jornada del sábado comenzó con una difícil decisión. ¿Arch Enemy o Prong? Luego de la salida de Angela Gossow, Alissa White-Gluz debutaría en Wacken, sin embargo Prong es una leyenda. Ambas bandas dieron su 100%. Mientras la cantante se mostró muy afiatada con la banda y derrochó desplante ante el público que la aceptó inmediatamente, Prong centró su setlist en “Cleansing” y “Carved Into Stone”.

Fotografía: Thomas Battermann.
Fotografía: Thomas Battermann.

Una de las presentaciones más llamativas fue la de The Devin Townsend Project, dejando en claro que el metal no carece de humor. Su set incluyó “Seventh Wave”, “War”, “Planet of the Apes” y finalizó con “Grace” y “Bad Devil”. Por supuesto, no se puede dejar de mencionar el abrazo grupal gigante que sustituyó al circle pit.

Emperor sonó impecable, como siempre, abriendo con “Into the Infinity of Thoughts”, tocando  “Inno a Satana” previo al encore y “Wrath of the Tyrant” más el cover de Bathory “A Fine Day to Die” para cerrar, en tanto a lo lejos, se observaban las cabezas de dos dragones arrojando humo sobre el escenario opuesto, haciendo que la plataforma pareciera una nave vikinga, como preámbulo del inolvidable show de Amon Amarth esa tarde.

Los suecos se presentaron ante una de las mayores multitudes del evento, en un show a gran escala, que incluyó fuegos artificiales, humo, llamas y un setlist de una hora, digno de un festival, comenzando con “Amon Amarth”, “Father of the Wolf”, “Deceiver of the Gods” y “As Loke Falls”, pasando por “For Victory or Death”, “Guardians of Asgaard”, “War of the Gods”, ”Victorious March” y finalizando con “The Pursuit of Vikings”.

Luego fue el turno de los legendarios Megadeth, que empezaron su espectáculo con “Prince of Darkness”, seguida por los clásicos “Hangar 18”, “Wake Up Dead” y una escasa interacción con el  público. A pesar de que el setlist incluyó “Skin o’ My Teeth”, “She-Wolf”, “Peace Sells” y “Holy Wars”, lo que se llevó la máxima ovación fueron las selfies que se tomó Mustaine con el público detrás, para luego dar paso a un breve discurso de agradecimiento y un solo de air guitar antes de desaparecer del escenario.

Fotografía: Thomas Battermann.
Fotografía: Thomas Battermann.

Uno de los cabezas de cartel para la noche del sábado era Avantasia, cuyo primer vocalista invitado fue Ronnie Atkins de Pretty Maids, seguido de  Bob Catley (Magnum, ex-Hard Rain) y el inconfundible Michael Kiske (Unisonic, ex-Helloween), que se apoderó del escenario por completo, a pesar de compartirlo con el brillante Tobias Sammet. Otro invitado destacado fue Eric Martin de Mr. Big, quien fue parte del tour de 2013.

En su aniversario número 25, Wacken Open Air finalizó con los alemanes de Kreator. La  leyenda del thrash metal comenzó con “Phantom Antichrist”, seguida por “From Flood Into Fire”. Luego Mille Petrozza se dirigió al público y a Wacken como “la Mecca del Heavy Metal”, pidiendo a los presentes hacer un mosh para la próxima canción, “Warcurse”.

Al final del show, el cantante extendió su brazo tomando una bandera de Kreator, dando gracias a la gente, mencionando a Michael Jackson acompañado por un trozo de Billy Jean -sin tener mucho feedback de parte de los asistentes- y luego uno de “Painkiller” de Judas Priest, cerrando el show con la grandiosa “Flag of Hate”, llenando el aire, de humo, fuego, pero sobre todo, de metal.

Pentagram lanzó su biografía

biopentagram_01

Ayer en el Café del Patio en Providencia se realizó el lanzamiento del libro que relata la historia de la leyenda chilena del thrash metal, Pentagram. El relato, escrito por Patricio Jara, se basó en 20 entrevistas, resume anécdotas y contiene excelentes fotografías y afiches de las tocatas del grupo, que recién este año editó su primer disco, “The Malefice” , luego de 28 años de historia.

La presentación de “Pentagram, una crónica de Patricio Jara”, contó con la presencia del escritor, la agrupación, medios y músicos de bandas pertenecientes a la escena nacional, como Dorso y Squad.

Libro Pentagram

Un emocionado Anton Reisenegger relató a Ciudad Metal que la idea era que el material saliera antes de Navidad, cosa que hizo que el lanzamiento se volviera “un parto” a ratos, puesto que no fue posible. Pero con humor, indica que la dificultad “es parte de la historia de Pentagram”.

En entrevista con Ciudad Metal, el escritor Patricio Jara concordó con dicha idea, indicando que “para Pentagram todo es difícil, pero yo creo que las cosas tienen que pasar como tienen que pasar. Lo importante acá era sumar empeño y voluntades para que se hiciera un libro que podría representar mucho más que su valor comercial”.

El periodista recalcó que “la idea de hacer este libro no fue un negocio y probablemente va a tener un éxito acorde a las proporciones de la escena metalera chilena. Es probable que no se gane un peso. Pero había que hacerlo, porque si no lo haces ahora, ¿cuándo?”.

El valor del texto, de acuerdo a Jara, yace en que “aunque sea algo underground, lo hicimos como si fuera lo más importante del mundo. Tengo experiencia con otros libros que he publicado, pero éste se refiere a esos temas que realmente te importan y por eso, sobrepasan una serie de condicionantes de mercado, laborales e incluso, le quitas tiempo a tu familia”.

biopentagram_02

El cronista destacó que el libro es el resultado de una suma de esfuerzos y que todo el material se obtuvo gracias a la buena voluntad de diseñadores, entrevistados y fotógrafos que bien pudieron haber puesto un precio a su colaboración, pero a lo más, le solicitaron una copia del material.

“Pentagram, una crónica de Patricio Jara”, está disponible en The Knife (Eurocentro) y a través de www.bigstore.cl, a un precio de $15.000.

Texto por Mane Campos
Fotografías gentileza de Manuel Cabezas

Metallica y su travesía por la Antártica

Metallica en el continente antártico.
Metallica en el continente antártico.

Estuvimos con una de las bandas más emblemáticas del rock mundial, los estadounidenses de Metallica, en su breve paso por Punta Arenas para dirigirse al continente blanco, en el marco de un concierto exclusivo en la base argentina Carlini ubicada en la Isla Rey Jorge.

Todo comenzó el día viernes 6 de diciembre, cuando a eso de las 13 horas, aterrizó el jet privado que los traía directo desde San Francisco con escala en Lima, Perú, para aterrizar en el aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo de Punta Arenas, donde los esperábamos junto a su staff de producción local y la comitiva de la aerolínea regional. Antes de embarcarse rumbo a Antártica y debido a un retraso del vuelo del manager de la banda, el vocalista James Hetfield, quien viajaba junto a su esposa y tres hijos, aprovechó esta instancia para recorrer la ciudad junto al bajista Robert Trujillo, quien también se hizo acompañar de su esposa.

El city tour fue comandado por Catalina Navarrete, quien los llevaría al Cementerio General de Punta Arenas, donde James Hetfield, un asiduo a las fotografías de cementerios como nos comentó su manager, aprovecharía para registrar con su cámara personal unos de los seis cementerios más bellos del mundo. Así también visitaron el famoso Pie del Indio en la Plaza de Armas, donde capturaron una foto familiar que corrió rápidamente por las redes sociales, siendo publicada por importantes medios nacionales.

A eso de las 17 horas y arribado el vuelo del manager, la banda se dispuso a embarcarse en el avión BAe 146-200. Ya en el aire la banda y el staff se distendió y conversamos con James Hetfield.

El frontman James Hetfield.
El frontman James Hetfield.

– Hola James. All ser un asiduo de las tierras polares, sabemos que has estado en Alaska también, ¿qué expectativa tienes en este viaje
– 
Hola, sí, esto es bastante distinto. Aquí venimos a hacer un concierto y ese es el objetivo, además de cazar pingüinos (ríe por unos segundos). No, es broma, no te lo creas, estamos ansiosos, siempre estas experiencias son un desafío y esperamos que resulte todo bien, no nos cabe la menor duda.

– De todas formas la Antártica también es un destino turístico, ¿te tomas esto como trabajo o más bien vacaciones? Te lo pregunto porque veo que estás acompañado de tu familia.
– Bueno, claro, siempre que tenemos algo de tiempo aprovechamos de conocer lo más que podamos. No siempre se puede porque las agendas son muy ajustadas, pero en este caso te puedo decir que esto es un trabajo, estamos aquí para tocar y cumplir un compromiso, pero también en viajes de estas características nos gusta estar con nuestras familias. No son lugares que visitas todos los días, es una oportunidad especial.

Después de hablar con James Hetfield, quien se tomó con muy buen humor el par de preguntas, nos acercamos a Kirk Hammet, quien comentó “creo que esto será realmente grande, espero que no sea tan gélido afuera, tendré que usar guantes para tocar (ríe mientras gesticula con las manos), pero estamos muy contentos respecto de lo que será este show, espero la gente lo disfrute.”

El guitarrista Kirk Hammet.
El guitarrista Kirk Hammet.

Un par de minutos después el comandante del vuelo, Sergio Cortéz, anuncia que estamos prontos a aterrizar. Una vez ya en tierra, cerca de 50 personas, entre gente perteneciente a la Armada, Fuerza Aérea y el Instituto Antártico Chileno, esperaban el recibimiento de Metallica, que aterrizó en el aeródromo Teniente Marsh de la Base Frei de Chile, saludados por parte del reconocido explorador antártico Alejo Contreras, quien habló un par de minutos con el manager para que luego la banda bajara entre aplausos y fotografías que gentilmente otorgaron a quienes los aguardaban.

Un contingente de fanáticos aguardaba en la Base Frei.
Un contingente de fanáticos aguardaba en la Base Frei.

De la Base Frei, la banda se embarcó camino a su próximo destino, el show en vivo que ofrecerán este domingo a las 22 horas, y que será transmitido vía live streaming a todo Latinoamérica. ¡Atentos!

Más fotografías aquí.

Texto y fotografías por Iván Vega

Wacken 2013: metal contra viento y marea

Fotografía de Olaf Malzahn.
Fotografía de Olaf Malzahn.

Ni la lluvia, ni los imprevistos, ni siquiera la cirugía de Lemmy fueron motivos para que el metal se detuviera el presente año en el festival.

Una nueva jornada de Wacken Open Air finalizó el fin de semana pasado exitosamente y con entradas agotadas en tiempo récord para el año siguiente.
En general, el buen clima ayudó a que los tres días de metal fueran casi impecables, excepto por algunos pormenores como el show de Motorhead que duró menos de lo esperado debido al frágil estado de salud de Lemmy, quien viene saliendo de una cirugía, y la muerte de un metalero polaco debido a motivos que aún se investigan pero que, de acuerdo al comunicado enviado por producción, tiene que ver con “causas naturales”.

El jueves 1 de agosto y como siempre, el festival fue abierto oficialmente por la “banda de la casa”, Skyline, conformada por Thomas Jensen, organizador de Wacken y compañía, quienes deleitaron a la audiencia con variados covers. Se escuchó “Turbo Lover” de Judas Priest, “Kashmir” de Led Zeppelin, “Paradise City” de Guns N’Roses y “T.N.T.” de AC/DC, que fue también tocada por los mismísimos Anthrax el día de cierre.

Annhilator fue el primer plato fuerte de la noche, con un show de una hora de thrash metal clásico e impecable, seguidos por Thunder y posteriormente por los grandes Deep Purple que grabaron un disco en vivo en el lugar, incluyendo “Highway Star”, canción que desapareció de su set list por un rato durante el último tour. Finalmente, Rammstein cerró la noche con broche de oro, no sólo con un show perfecto en lo técnico y lo visual, sino que tocando en su país natal, volviéndose casi un deleite el escuchar a la audiencia coreando los temas en alemán. En “Sonne”, entró Heino como invitado de la banda, no siendo del agrado de muchos ya que el sujeto es una estrella pop en Alemania.

Fotografía de Dirk Illing.
Fotografía de Dirk Illing.

El viernes, Tristania arrancó la jornada en el True Metal stage, seguidos de Gojira, esta vez, tocando en uno de los escenarios grandes del festival. Luego, la banda de power metal Powerwolf hizo su entrada usando corpsepaint y dejando a la audiencia más que satisfecha con su setlist.

Ihsahn tuvo un público reducido y aunque no comparten audiencia, muchos lo atribuyeron a que su show coincidió con el de Ugly Kid Joe.

Cuando los 30° C se dejaban sentir en el norte de Alemania, Soilwork y Agnostic Front siguieron animando la velada, estos últimos terminando su show con un cover de Blitzkrieg Bop de Ramones y aparentemente un poco antes de lo programado.

Luego fue el turno de Sabaton, cuya presencia fue anunciada el año pasado con una ovación. Al presentarse, la banda se vio sobrecogida por la cantidad de público durante su show, por lo que es muy probable que sean invitados de nuevo al certamen.
El punto negro de Wacken 2013 fue tristemente marcado por Motorhead que tuvo que cancelar todas sus fechas durante la temporada estival debido a que Lemmy se sometió a una cirugía para implantar un desfibrilador en su corazón. A pesar de esto, los ingleses aceptaron tocar en el festival alemán de todas maneras, convirtiéndose en su única fecha durante los meses del verano europeo.

Al presentarse, el grupo abrió con “I Know How To Die”, continuó con “Damage Case”, “Stay Clean”, “Metropolis” y “Over The Top”, todos a una velocidad reducida y con Lemmy saliendo del escenario luego de la última canción, mientras Phil Campbell improvisaba un solo. Se demoró bastante en volver, lo que daba para pensar que algo andaba mal. Cuando apareció nuevamente, Motorhead tocó “The Chase It’s Better Than The Catch” y se retiró. El organizador del festival pidió un aplauso para el grupo por el hecho de presentarse y dar lo mejor, a lo que la audiencia respondió coreando el nombre del mítico cantante y bajista.

Pero ese no fue motivo para detener la jornada de metal. Doro Pesch celebraba sus 30 años de carrera y lo hizo en grande, junto a invitados como Biff Byford de Saxon, Chris Boltendahl de Grave Digger y Uli Jon Roth entre otros, con un set list increíble incluyendo temas de su carrera solista y de Warlock.

Fotografía de Dirk Illing.
Fotografía de Dirk Illing.

Alestorm fue la banda encargada de abrir los fuegos el día sábado, con lo que probablemente ha sido el show más grande de su carrera. No decepcionaron a nadie ya que su repertorio se conformó con lo más esperado por la audiencia e incluso, interpretaron “Wenches and Mead” mitad en inglés y mitad en alemán.

Posteriormente, Sonata Arctica y Lamb of God tocaban al mismo tiempo. Los últimos ganaron en audiencia y demostraron su calidad en vivo. La lluvia fue lo único que pudo haber empañado el show, cayendo intensamente durante 45 minutos y amainando luego de terminar la presentación de los norteamericanos.

Avanzada ya la tarde, comenzaron a salir los platos fuertes de la noche, empezando por Anthrax que entregó lo mejor en un show de una hora y cuarto, compuesto tanto por clásicos como por material nuevo, incluyendo la versión de “T.N.T.” de AC/DC que comentábamos al principio de este artículo y cerrando con su versión de Antisocial de Trust.

Devil Driver y Trivium continuaron para luego dar paso a Alice Cooper quien, como siempre, dejó a la audiencia anonadada con su espectáculo y una presentación musical más que sólida.

Fotografía de Dirk Illing.
Fotografía de Dirk Illing.

Nightwish fue la banda designada para cerrar el festival y una vez que el fantasma de Tarja se ha alejado un poco y las críticas hacia Floor Jansen se han disipado otro tanto, los fineses hicieron un buen trabajo, tocando canciones inéditas en vivo y usando harta pirotecnia, elementos que convergieron en un DVD que fue grabado durante su presentación en el certamen.

En conclusión, Wacken 2013 demostró que el festival es a prueba de obstáculos y terminó tan exitosamente que las entradas para su versión número 25 el próximo año se agotaron la primera semana de preventa. Algunas de las bandas ya anunciadas para el cartel 2014 son Arch Enemy, Children of Bodom, King Diamond, Amon Amarth, Apocalyptica, Avantasia, Emperor, Kreator, Prong, Behemoth y Iced Earth.

Por Mane Campos
Fotografías obtenidas desde Wacken Open Air

Peregrinando a Wacken 2013

Ya está todo casi listo para la edición número 24 de Wacken Open Air, festival al que todos los años peregrinan más de 75 mil almas metaleras. Dicen que en todas partes, incluso en el rincón más alejado de la tierra, siempre hay algún chileno y Wacken no es la excepción, por lo que acá resumimos información útil para quienes viajen este año a la Tierra Santa del Metal.

CÓMO LLEGAR A WACKEN

Wacken es un pueblito a 50 kilómetros noroeste de Hamburgo, Alemania. Lo más fácil es llegar a dicha ciudad y posteriormente a la localidad de Itzehoe para tomar un bus hasta el festival.

Si llegas por avión a Hamburgo, existe un tren desde el aeropuerto hasta la estación central. Debes tomar el S-Bahn en dirección Hamburg Hbf o Hamburg- Altona y bajarte en Hamburg Hbf, estación principal de Hamburgo. Este tren sale desde las 6 am hasta las 11 pm cada 10 minutos y luego, cada 20.

Desde Hamburg Hbf tomarás otro tren hasta Itzehoe. Este pasa cada una hora y los tickets para todo el trayecto se pueden comprar en las máquinas o cajas de la estación en el aeropuerto de Hamburgo.

Desde Itzehoe puedes tomar un Shuttle Bus al festival. Estos salen permanentemente y con mucha frecuencia y el ticket cuesta 9 Euros (para todos los viajes que realices desde el festival y de vuelta). Existe una especie de ‘punto de bienvenida’ a Wacken en la estación de Itzehoe, donde podrás adquirir el pasaje del bus.

CLIMA

Este es un ítem importante porque verano en Alemania es inestable. Hay años mucho más lluviosos que otros, pero más vale estar preparado. Por ende, es primordial que tu carpa esté bien equipada para la lluvia y lleves un impermeable para cubrirte. En todo caso, cuando te cortan el ticket para ingresar al festival, te entregan una ‘metal bag’ que suele incluir una capa impermeable.

Una frazada aparte del saco de dormir tampoco está de más. Durante el día lo más probable es que andes con manga corta, pero en la noche empieza a hacer más frío, promedio 7-10º C. De todas maneras, si el clima te pilla desprevenido, puedes comprar lo necesario en el metal market de Wacken, claro que a un precio bastante más elevado.

ABASTECIMIENTO

En el centro del pueblo encontrarás supermercados, teléfonos públicos, tiendas y cajeros automáticos. Dentro de la zona del festival también encontrarás cajeros, sin embargo, las filas suelen ser larguísimas.

Un tema fundamental es la carga de baterías y cámaras. Para poder documentar sin problemas todo lo que vivas en Wacken, debes saber que no existen lugares donde puedas encontrar enchufes. Por esto, es mejor llegar con todo cargado y ahorrar batería cada vez que puedas. Es posible encontrar pilas en el supermercado, pero ya al tercer día no queda absolutamente nada, cosa que aplica también para bebestibles y comida.

El alcohol puede pasar al camping pero no ingresarlo a la zona de los escenarios, donde existen stands donde comprar. La cerveza viene con un vaso que sirve de souvenir y que puede ser rellenado por personal que lleva un uniforme distintivo con la marca del auspiciador oficial y que se pasea por la zona de escenarios.

No existen teléfonos públicos en la zona del festival ni en los campings.

Si quieres puedes cocinar en el camping. De lo contrario, hay locales en todo el lugar, desde comida china, mexicana hasta el clásico sándwich alemán con carne o salchichas.

BAÑOS

Existen 5 “campos de ducha” en todo el festival. Acá, el precio para entrar al baño (aunque no se use la ducha), es de 0,50 centavos de Euro. Los baños químicos son gratis y están por toda el área, tanto cerca de los escenarios como en los diferentes campings.

El agua bebestible puede extraerse de puntos especializados y marcados con una señal que indica que se trata de agua potable.

PERTENENCIAS Y SEGURIDAD

Wacken estrenó hace poco un sistema de lockers para que el público deje sus objetos de valor seguros. Estos pueden ser reservados para los tres días de festival en el siguiente link.

Otra opción es guardarlos en la estación de Hamburgo. Los lockers funcionan por un par de días y también existe un servicio de custodia, donde el equipaje puede quedar por más tiempo que en los casilleros.

METAL SHOPPPING

Hay que preparar el bolsillo porque en el ‘metal market’ puedes pasar tardes enteras mirando vinilos, revistas, ropa y artesanía en cuero y metal. Ojo con las poleras oficiales del festival. Lo mejor es que si te gusta mucho una, la compres el primer día porque luego se agotan y no hay más stock, sobre todo de mujeres.

ROCK AND ROLL

Como la mayoría de los festivales europeos, Wacken se caracteriza por un variado cartel que incluye todos los estilos, desde el thrash metal, pasando por el heavy, industrial y glam.

Este año, el plato principal lo constituyen Rammstein, Deep Purple, Anthrax, Danzig, Alice Cooper, Motorhead y Grave Digger.

Alice Cooper
Alice Cooper.

La dosis de black metal este año se ha visto reducida y representada por el proyecto solista del ex Emperor, Ihsahn, pero la oscuridad no quedará ausente gracias a Candlemass, Crematory, Tristania, Gojira y Haggard. El thrash metal sonará fuerte este 2013 con los cabezas de cartel Anthrax, Annihilator y los canadienses Anvil.

En tanto el metal más moderno y técnico tendrá lugar con las presentaciones de Fear Factory, Meshuggah, Soilwork y Trivium. El heavy metal se hará presente con Doro, Grave Digger, Nightwish, Sonata Arctica y Sabaton mientras que el hard rock estará a cargo de Motorhead, Pretty Maids, los glammeros suecos de Hardcore Superstar y los clásicos Ugly Kid Joe.

Nightwish
Nightwish.

Otras bandas que se lucirán en esta edición de Wacken serán Lamb of God, Agnostic Front, Thunder, Skyline, Alestorm, Devil Driver y Secret Sphere.

Por Mane Campos
Fotografías por Mane Campos y Wacken Open Air

Ensiferum en Chile: gracias “hijos del Norte”

Ensiferum reunió a un casi mil asistentes en Kmasú Premier.
Ensiferum reunió a un casi mil asistentes en Kmasú Premier.

Caras pintadas, imágenes de Mjölnir por doquier, y hasta un casco vikingo con cuernos había el pasado jueves en la Kmasú Premier, para el esperado concierto de Ensiferum en Chile como invitados de honor del primer “Folk Pagan Fest”. Y es que es impresionante cómo el fenómeno del folk ha ganado seguidores por estos lares. Los chicos de Folkheim, una de las agrupaciones nacionales que abrió el festival, comentaron durante su presentación que “cuando comenzamos el grupo todos nos decían que estábamos locos, que nuestra música no la escucharía nadie… y ahora ¡miren dónde hemos llegado!”, con la consecuente ovación de los alrededor de mil asistentes al evento. Puede que las temáticas y puestas en escena del folk metal no tengan mucho que ver con la realidad de nuestro propio folklore o historia nacional, pero las presentaciones de bandas como Finntroll, Korpiklaani o Turisas han demostrado que las diferencias culturales quedan de lado si se trata de disfrutar de un show.

Luego de calentar motores con los nacionales de Runepath, Paghania y Folkheim, las luces se apagaron cerca de las 21.15, mientras se escuchaban los acordes de “Symbols”, que daría paso a “In my Sword I Trust”, primer corte y single de “Unsung Heroes”, el disco que los finlandeses venían a presentar. En el momento en que Petri, Markus y compañía salieron al escenario, comenzaron dos constantes que se repetirían hasta el fin de la presentación: un interminable coro de “ooohh ooohhh” que acompañó todas las canciones, y un mosh incentivado por el bajista Sami Hinkka, directamente proporcional a la velocidad de las canciones. Pero la euforia se desató con el segundo corte “Guardians of Fate”, saltando de vuelta a los comienzos de Ensiferum por allá por el año 2000. Markus y Sami corrían por el escenario cantando junto a Petri y el incesante coro de fans que los acompañaba.

“From Afar” fue la elegida por los portadores de la espada para continuar con la cruzada, y fue entonces cuando comenzamos a notar que algo faltaba sobre el escenario: ¿dónde estaba Emmi y sus teclados? Los teclados y coros se estaban haciendo con backup y el resto de los miembros del grupo no hicieron ningún comentario hasta casi el final de la primera parte, cuando escuetamente Petri Lindroos mencionó que “Emmi no pudo asistir por problemas personales pero les aseguro que estará la próxima vez que vengamos”. Una misteriosa explicación que no aclaró la ausencia de la vikinga de Ensiferum, pero que por suerte no afectó la impecable presentación del ahora cuarteto.

Prácticamente sin cortes se perseguían temas nuevos y antiguos como “Burning Leaves”, “One More Magic Potion” e “Into Battle”. Hay que reconocer que Petri no es un gran frontman y su interacción con el público fue bastante pobre, sólo presentando las canciones y con uno que otro “¡gracias!”. Quien se robó la película fue sin duda Sami Hinkka, que haciendo círculos con la mano animaba los mosh y apuntaba con su bajo hacia el público como un Steve Harris en ropa de batalla vikinga.

“Retribution shall be mine” y “Ahti” dieron paso a “Iron”, para la cual el ex Norther le pidió a los eufóricos asistentes que sólo debían cantar algo como “tatarará tatarará”. Claro, escrito no tiene sentido, pero escuchen la intro de “Iron” y se darán cuenta que estas sílabas ¡calzan justo! Como anécdota no se puede dejar de contar que justo antes de este tema Petri se agachó para recoger un sostén que una (¿o uno?) de las asistentes le lanzó al escenario, hecho que por supuesto causó risas y silbidos… pero lo mejor fue unos segundos después cuando Sami se agachó a recoger algo rojo que también alguien lanzó al escenario y que resultó ser ¡unos bóxer! La carcajada fue general y hasta los mismos Ensiferum se rieron del bajista por este singular “regalo”.

Los europeos forman parte de un creciente fenómeno vikingo entre los headbangers chilenos.
Los europeos forman parte de un creciente fenómeno vikingo entre los headbangers chilenos.

Luego de “Iron” la banda se retiró por unos minutos y al volver nos invitaron a tomar una cerveza en un lugar llamado “Twilight Tavern”. El show ya llevaba casi 90 minutos pero nadie mostraba la más mínima señal de cansancio: al contrario, los ooohh oohhh continuaban como si fuese la primera canción y desde mi ubicación se veía increíble el círculo del mosh que estaba justo al frente del escenario. La siguió una de las canciones que todos estuvimos pidiendo durante todo el show: “Lai Lai Hei”, y de un minuto a otro ¡todos cantaban en finlandés! Realmente lo que ha logrado el folk es notable, al hacer que nos aprendamos letras en un idioma tan lejano y extraño como éste. El gran final no podía ser otra que “Battle Song”, que casi hizo que la Kmasú se viniera abajo con los coros y los saltos que anunciaban el final del show.

Ensiferum finalizó su primera presentación en Chile en medio de una ovación, dejando a los asistentes satisfechos y agradecidos por un show potente que recorrió todos los discos de los nórdicos. El infaltable grito de “En-si-ferum! En-si-ferum” que se escuchó durante todo el concierto siguió mientras Petri, Sami, Markus y Janne se abrazaban y hacían una reverencia frente a sus fans, probablemente sorprendidos por la cálida recepción de este público que, aunque es del otro lado del mundo, coreó todas las canciones, saltó incansablemente y hasta se pintó las caras.

Kiitos =)

Texto por Isabel Mallea
Fotos por Julián Pacheco

Carcass y Devin Townsend brillan en jornada de cierre del Metal Fest

Devin Townsend Project
Devin Townsend Project

Nimrod inició la segunda jornada bajo un sol abrasador y se abrió paso con un poderío de power thrash que no dejó impávido al público reunido a esa hora de la tarde. Esta histórica banda estableció que no pretende vivir de la nostalgia y hoy por hoy está enfocada en una nueva etapa. Al interior se presentaba una agrupación histórica. Brutal Truth, con mas de veinte años de trayectoria y totalmente vigentes presentando un viaje por su discografía, partieron con un sonido tremendo y una aplastante performance por parte de sus músicos. Velocidad y brutalidad no dejaban espacio a la técnica ni al exceso de arreglos. “Birth of Ignorance”, de su primer demo, probaba que no se trató de recuerdos decadentes. Muy por el contrario, de una lección para el grind y el death metal actual. Richard Hoak, el batería, fue un capítulo aparte captando la atención con sus muecas y posturas ante los tarros y Kevin Sharp, el carismático vocalista, conmovió desde el minuto en que salió al escenario sin zapatos y vestido más como campesino que como ídolo del rock.

Brutal Truth
Brutal Truth

Alto Voltaje fueron los segundos en abordar el escenario nacional. Aún con un fuerte sol golpeando sobre sus rostros, desarrollaron un show dinámico y de mucha energía, basado en material de sus dos discos. El público reconoció sus temas y los coreó siguiendo el fraseo punk del vocalista. Y la audiencia se dividía para apreciar a Nile al interior del recinto. Éstos cautivaron a una audiencia más nueva mediante un setlist que inició con “The Blessed Dead” de su tercer álbum, lo que bastó para desatar la euforia de los fans que en esos instantes se concentraban cada vez más. No puedo no coincidir con la increíble ejecución de estos tipos, pero la verdad es que luego de un rato sentí que era más de lo mismo.

Nos trasladamos rápidamente afuera para ver a Enigma, quienes tocaban aún bajo altas temperaturas. La banda presentó un show enérgico y con un sonido muy claro, donde destacó la potencia y actitud heavy metal de su vocalista. Es increíble, pero el público esperaba a su banda y en este ir y venir había gente que no asistía a los shows de algunas bandas foráneas. Fue el turno de Brujería, que ingresó como comodín presentando un show ya conocido en Chile y con mucha onda y llegada con su fanaticada. Presentaron un setlist basado en sus tres discos y los clásicos “El Desmadre”, “Colas de Rata”y “Matando Güeros”, dejando satisfecha a gran parte del público. Fuera, Nuclear atacaba con la mejor dosis de thrash y reunía una gran cantidad de asistentes. Bastó un reducido setlist para demostrar su nivel de potencia y ejecución, mediante cortes como “Breathing Despair” y “Apátrida”, de su material más reciente.

Nuclear
Nuclear

Symphony X dio paso al metal progresivo impactando bastante bien en los asistentes con una ejecución portentosa, sonido pulcro y setlist cargado hacia su último disco, “Iconoclast”. Y de regreso al exterior para asistir al concierto de los veteranos Orategod, quienes se ganaron un lugar producto de la constancia y esfuerzo. La banda presentó un brutal death/metal con un sonido que pudo ser mejor, pero que no opacó la muestra de su repertorio clásico y lo más actual del disco “With Love from Sinister”. Luego sale a escena Kythrone, la banda black metal del segundo día de festival, quienes comenzaron su entrega con carácter y desenfado. Me lo esperaba, sé del trabajo de la banda y la seriedad con la que trabajan. El sonido canalizó la vena del estilo y advertí cómo esta producida performance captaba la atención de la gente que a esa hora circulaba en ese sector.

Y me preparaba para mi show favorito del festival, My Dying Bride, banda que esperó más de veinte años para visitarnos. Su breve setlist se centró en los clásicos y en una pequeña muestra del último larga duración, “A Map of All Our Failures”, con un sonido impecable y una excepcional puesta en escena. No dejó de llamar la atención la cantidad de público que se congregó para verlos, pues pensé que éste sería el recital menos visto. Sorpresa. Como era mi concierto prioritario me quedé hasta el final, cuando ya sonaba Atomic Aggressor, banda que ganó un lugar por constituir un pilar del death metal nacional, ahora reformado principalmente para revivir la nostalgia de antaño. En esta formación resalta la increíble ejecución de su primera guitarra, Julio Bórquez.

Y el mayor éxodo de gente lo produjo Carcass, que debutaban con un nuevo line up, hecho que me llamó la atención y de cierta forma me desilusionó. El sonido característico generó la respuesta inmediata de los fans que esperaban con ansias esta aplanadora y el repaso de toda su discografía. Destacó la inclusión de “Genital Grinder / Pyosisified (Rotten to the Gore)” de su primer disco “Reek of Putrefaction”, lo que ya dejó pagados a sus seguidores. Tal vez debieron cerrar ese día.

Mientras, Torturer se alistaba para bajar el telón en el escenario nacional, convocando mucho público tras terminar Carcass. La banda ofrece un poderoso arsenal de death/thrash, por lo que si esperabas ver y escuchar nostalgia de comienzos de los noventa, te equivocas. Torturer no vive de nostalgia. Por el contrario, se muestra en una línea diferente, madura y fresca, lo que se agradece.

Se aproximaba el minuto de cierre y turno de Devin Townsend Project, otra de las sorpresas del evento y uno de los platos más esperados por la audiencia. El canadiense interpretó cerca de quince temas de su corta trayectoria bajo esa denominación, además de su contundente discografía como solista y proyecto, sumado a “Love?”, de Strapping Young Lad. Un sonido nítido y potente que dejó más que satisfechos a los amantes del progresivo, en una segunda versión donde la variedad fue más notoria, en camino hacia la consolidación del concepto de festival.

Fotografías por María Loreto Correa
Texto por Sergio Evans